lunes, 18 de diciembre de 2017

Tiene que llover

Estamos en pleno otoño y todos decimos que tiene que llover, es gracioso (por decir algo) porque los pantanos están en sus limites, la vegetación parece que es todo pasto, el ambiente es prácticamente de primavera-verano, muchos acontecimientos de sequía que no auguran nada bueno.

Sin embargo no nos planteamos el por que de esto, simplemente seguimos cogiendo el coche con una sola persona en el interior, utilizamos muchos aerosoles, no reciclamos, los índices de contaminación se disparan como la boina de Madrid que cubre ya hasta Toledo. Pero tiene que llover.

El clima esta cambiando a pasos agigantados, lo glaciares cada vez están más derretidos, el clima en vez de ser con cuatro estaciones se va a quedar con dos ¿cuando se han visto indicios de huracanes en el Mediterráneo?

Y no lo vemos, solo decimos que tiene que llover, pero no hacemos nada por cambiar nuestra actitud respecto al medio ambiente, queremos vivir bien y que nuestra descendencia viva en un mundo que no se como se lo pintáis pero de color de rosas no tiene pinta de que sea, porque parece que lo que podemos conseguir son desiertos, huracanes, lluvias torrenciales, subidas de los océanos, bosques totalmente talados, en definitiva naturaleza muerta y con ello el fin de la especie humana.

Los árboles son la principal fuente que nos libra de mucho CO2 y nos devuelven lo que nosotros necesitamos para vivir, acabamos con su vida.
Los océanos y mares que nos dan su fruto y regulan nuestras temperatura, lo vamos contaminando con la salida de los productos de fábricas y de algunos productos químicos que le ponemos a los alimentos que sembramos.
Pero tiene que llover. Creo que en vez de mirar tanto al cielo más nos vale mirarnos las manos para empezar a cambiar esta situación.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Jam poético musical

El próximo jueves día 14 de diciembre a las 22.00 horas, se celebrará un recital de poesía en un precioso local de Algeciras, Limbo. 

Contaremos con acompañamiento de guitarra en cada poema y con algunas canciones de cosecha propia del canta-autor, todo ello, junto con el buen ambiente y la posibilidad de beber y comer algo,  amenizarán la noche.

Si queréis hacer algo diferente, esta es vuestra oportunidad, una noche llena de cultura por todo sitios, música, poesía...

Os invito a darle una oportunidad a este género; la poesía moderna ofrece un amplio temario de aspectos actuales que a todos nos interesan y está escrita de una manera menos rígida que aquella que estudiamos en el colegio, haciendo que llegue mejor a todas las personas.

Yo recitaré algunos poemas de mi libro: "Huevos revueltos para desayunar" que además podrá adquirirse allí esa noche y que firmaré con mucho gusto.

Nos encantará sentirnos arropados por todos lo que quieran pasarse, muchas gracias de antemano a todos y un abrazo.



lunes, 4 de diciembre de 2017

1-10...

No, no nos conocemos en persona ni llegaremos a hacerlo. Te escribo pensando que, como dice alguien que quiero, seguro que lo escuchas, lo ves... no sé, seguro que te enteras. Después de todo, eres inmaterial, intemporal... eterna.

Vives en un lugar donde no hay ni bien, ni mal, ni prisas ni atrasos, donde todo es posible y puedes viajar de allá para acá en un instante. Quizá me hayas oído y te hayas pasado a saludar o a escuchar discretamente mis pensamientos o alguna conversación.

Compartimos algo que me hace mucha ilusión, el día de nuestro cumpleaños. Nos separan algunos de distancia pero ya no la habrá para ti, no te hace falta.

Seguramente parece una estupidez que sienta tu marcha porque nunca nos hemos visto en persona, pero confieso que al saberla lloré. A veces los humanos somos tan incomprensibles que queremos lo que no vemos o lo que no hemos llegado a tener, pero igualmente de deseamos.

Te fuiste demasiado pronto aunque no puede decirse que sin avisar, pero las despedidas son duras a pesar de todo.

Te veo cuando te recuerdan el televisión, en redes sociales, en una especie de reallity que veo y vuelvo a ver porque a mi novia le encanta y allí sales tú, tan sana y única como eres.

Te escucho cantando con músicos que me encantan, te veo en la cara de tu hija cuando sube una historia o una publicación nueva a Instagram.

Ella es igual, tu misma cara y si la veo, te veo a ti. Tranquila, ella está bien, siempre se le ve feliz, la educaste bien. Quiere vivir y te adora estés donde estés, estoy segura, eso es importante.


Te escribo porque quiero dejarte por aquí este homenaje, para ti y para mí aunque no me conozcas. Perdona este atrevimiento y hasta siempre.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Ecce homo

Hace unos meses fui a visitar a una profesora que me dio clase en la adolescencia y estuvimos un rato con ella en mi instituto viendo, entre otras cosas, algunas de las orlas de antiguos alumnos con quienes yo había estudiado.

Hablamos de esto y de aquello, de como nos iba la vida, que si sus clases, las mías, como eran los alumnos ahora, las preferencias a la hora de estudiar y entonces fue cuando me dijo algo que me dolió en el alma, las humanidades están desapareciendo de los institutos.


Más bien me dijo que este curso no habían podido formar una clase de alumnos que hubieran elegido esa opción para el bachillerato y que ya ni quedaban profesores en el centro que las impartieran.


Me parece totalmente desalentador, pero si lo piensas dos veces, bastante lógico. Las carreras con más salida profesional no son precisamente de letras y menos aún letras puras.

Vivimos en un mundo de continuo cambio y evolución y lo que tiene enganche son cosas relacionadas con la economía y las tecnologías en todas sus ramas posibles.

Es algo que me entristece y por eso lo escribo, quizá le interese a poca gente o a ninguna o tal vez bastantes personas se sientan muy sorprendidas como yo y les parezca tan horrible como a mí que la humanidad solo mire al futuro, preocupándose a donde va y desechando totalmente la preocupación de donde venimos.


¿Pero qué sería de nosotros sin la filosofía, la literatura, la historia, las lenguas muertas, la historia del arte? 

Nadie ve la importancia de conocer los errores y aciertos del pasado en la historia, la forma de pensar y darle vueltas a cada idea de la vida con la filosofía, de donde viene nuestra propia lengua y los primeros alfabetos que acabaron dando este con el que ahora mismo escribo, las grandes obras de todos los tiempos que nos relatan las dudas e inquietudes y los anhelos de las pasadas épocas y que, al fin y al cabo, no son tan distintos de los nuestros.


Pero ya no interesa desarrollar una mejor comprensión y expresión oral y escrita si nos comemos las letras en los mensajes, ni aprender a entender mejor otras culturas si cada vez somos más racistas, ni el comportamiento de nuestros antepasados y su cultura si ya no están en tiempo presente, ni todo el arte que tenemos en los museos, iglesias o edificios porque son un rollo.

A mí me parece que todo eso es cultura, historia, arte, pensamiento, enriquecimiento personal y creación humana a borbotones. No podemos desarrollarnos si no sabemos como empezar.

Un cocinero no podría hacer platos modernos sin saber de la cocina tradicional, un arquitecto no podría diseñar sin saber de construcciones primitivas, un buen escritor no podría serlo sin haber leído cientos de otras de todos los géneros... si lo pensamos, con todo pasa igual.

Evidentemente yo estudié el bachillerato de humanidades y lo haría de nuevo si volviera hacia atrás, el latín y el griego clásico me han enseñado mucho sobre nuestra cultura y nuestra forma de escribir, incluso en la carrera que estudio aparecen muchísimos término en latín y confieso que me encanta.
Sobre haber estudiado historia del arte, sencillamente no tengo palabras, nunca antes había mirado con tanta intensidad monumentos y demás obras que se pueden encontrar por la calle, eso sin contar con museos y exposiciones que, si puedo, no me pierdo.

Cada día ponemos en práctica las humanidades y ni nos damos cuenta y expresiones tan contidianas como a priori, curriculum vitae, déficit, opera prima o in albis tienen muchos, pero que muchos años. No dejemos que la humanidad, en general se pierda del todo.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Desapercibido

Es increíble como es el ser humano, como es capaz de desterrar a otro de su lado por acciones que ha realizado y que no son las apropiadas y sin embargo, a la hora de recibir un beneficio de esa persona, cuando no está, no reprime su sentimiento de querer.
Ya no recuerda aquello por lo que se le castigó, ahora solo mira el enriquecimiento material por el que se le ha compensado, beneficiándose en algunas ocasiones en modo de salvación, en un instante crucial en su vida.

Momentos antes, yació en una triste y sola cortina, en una madrugada de silencio para pasar desapercibido y no molestar mucho.
En el silencio que tiene la oscuridad se unió a ese silencio, sin avisar ¿para qué? Ya eran pocos los que esperaban la salida por la puerta grande, nadie esperaba que salieras por el pasillo de atrás con las luces apagadas.

Las llamadas tempranas no auguran nunca noticias benévolas, dejando el alma desconsolada, al ser una sola la que tiene que enfrentarse a un cuerpo frío, en el que el último aliento abandonó hace ya unas horas.

Es triste tener que esperar en una sala a que pueda continuar con los pasos a seguir después de que el ama abandone el cuerpo.
Mientras llega alguien a acompañarte en esos momentos tan difíciles; te sientes como un animal atemorizado ante la mirada de muchas personas observándolo sin saber que le va a pasar.

Pero la vida sigue, tú pasaste a otro plano sin hacer mucho ruido y los demás no recordarán nada de ti.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Tú por mí, yo por ti

Había una vez un hombre muy deprimido. Siempre estaba triste y melancólico y caminaba por el mundo cargando penas, problemas y demás infortunios.

Un día decidió que estaba harto, que ya no podía más, que era incapaz de levantarse otro día a vivir y luchar; sencillamente estaba cansado.

Miró sus redes sociales en el ordenador, hizo lo mismo con las aplicaciones del teléfono móvil y recorrió con la vista a todos los compañeros de trabajo que le rodeaban.

Pensó que tal vez y solo tal vez, algunos de ellos valdrían la pena y que quizá se aventuraba demasiado a tirar la toalla porque a lo mejor y solo a lo mejor, le importaba a unos cuantos, le tenía alguien cariño o si desaparecía lo sentirían y le echarían de menos.

Así que se fue a a su casa meditabundo y angustiado como siempre y tras cenar por costumbre más que por verdaderas ganas, se sentó delante de su ordenador personal. 
Allí creo un evento para ese mismo fin de semana donde se podía leer que quería desaparecer del mundo y que los convocaba para ver si alguien podía darle alguna argumentación que le hiciera cambiar de opinión y no quitarse la vida la siguiente mañana.

Aunque era un hombre sin mucho garbo, poco agraciado, infeliz y siempre deprimido, tenía una gran virtud, era muy disciplinado y así, metódicamente como era él, envió las solicitudes de aquello a todos los amigos de facebook, lo compartió e su muro, lo fijó en otra red social, hizo la pertinente foto que recibió algunos me gusta y escribió por el móvil a familiares, conocidos y compañeros de trabajo y hasta de la universidad. 

Al día siguiente empezó a recibir algunas respuestas, unos le decían que no podían asistir porque era muy pronto y a esas horas trabajaban, otros le dijeron que era muy tarde porque teniendo niños ya se sabe, los de más allá le dijeron que estaban fuera ese día, los de más aquí le argumentaron que estaban malos, indispuestos, con enfermedades varias y sin disposición de asistir.
La mayoría vieron los mensajes y directamente no respondieron, solo unos pocos dieron like al evento y alguno medio despistado, seguro, se le ocurrió compartirlo.

Pasaron los días y siguió compartiendo, escribiendo y recordando a los más rezagados que ese fin de semana había algo importante. 
Recibió más excusas y sobre todo más silencios, aún así sacó su reserva de positivismo para ocasiones especiales y sonrió pensando que alguno, seguro y muy seguro, que acercaría al lugar indicado y le haría cambiar de opinión con respecto a esfumarse.

Por fin llego el fin de semana y con ello la fecha de la reunión. Aquella tarde se disiparían sus dudas y empezaría a ver el mundo un poco más colorido y con sentido para quedarse en él y empezar a disfrutarlo, al fin y al cabo, alguno le había dicho que haría "todo" lo posible por asistir y los que no había dicho nada, eran posibles asistentes también que estarían arreglando sus asuntos para poder acercarse, acompañarle en tan señalada ocasión y ayudarle como tantas veces había hecho él con ellos.

Al fin y al cabo, pensó que cuando uno necesita de los demás lo lógico es que esas personas estén, no todas, por supuesto y no siempre, estaba claro y tampoco se demostraba el cariño de la misma manera o por ir ese día, era cierto, pero sabiendo lo importante y no solo importante, sino trascendental porque su vida dependía de ello, por supuesto obtendría respuesta de su gente.

A la hora en punto estaba nuestro hombre en el lugar y diez minutos después siguió sin moverse y viéndose solo, pensó que a la gente le cuesta llegar puntual.
Una hora después pensó que algunos quizá llegaría después de  trabajo y dos horas después se convenció de que de la mayoría habrían ido primero a cenar. Cuatro horas después, se dio cuenta de que no iba a aparecer nadie.

Se marchó a casa, cenó lo que más le gustaba y se acostó. Por la mañana se levantó y se asomó a la ventana.

- No vale nada la pena, lo que yo decía y si lo vale, nadie vino a convencerme de los contrario.
Simplemente se tiró desde el décimo piso y pensó que no había mejor despedida del mundo que intentar volar.

Cuando todos sus conocidos se reunieron en el tanatorio, comentaron unos con otros lo sucedido.
La familia pensó que habrían asistido al evento pasado los amigos y los compañeros dijeron que pensaban que para esa ocasión le hubieran venido mejor las palabras de ánimo de los familiares y los compañeros de trabajo argumentaron que creían que el de al lado habría ido a ayudarle.

A veces no somos conscientes de cuanto nos necesita otra persona o de cuento podemos hacer con nuestra sola presencia y apoyo en ocasiones especiales. Si nos excusamos en que otro se hará cargo y ese otro en que el de más allá lo hará, quizá no lo haga nadie.


lunes, 6 de noviembre de 2017

Exposición Erotic Dreams

La exposición pictórica "Erotic dreams" llega al Café Teatro en Algeciras de la mano de su creadora, la artista andaluza Piper.

Es una serie de cuadros realizados con técnica mixta, donde podemos diferenciar diversos tipos de pintura y de materiales que complementan cada obra haciéndola única y muy real.

Los cuadros están llenos de erotismo y de buen gusto, en ningún momento resultan ofensivos y están representados varios tipos de sexualidad.

La sensualidad y el erotismo son parte de la vida de cualquier persona, desde actos sutiles y llenos de inocencia como una mirada profunda hasta una mayor insinuación e intimidad.

Es un trabajo digno de admirar desde cerca, así que si tenéis la oportunidad de pasaros por allí os lo recomiendo. Son obras perfectas para decorar desde vuestro salón y dormitorio hasta un local de trabajo.

Toda la serie está a la venta y si no estáis en la ciudad pero os interesa, podéis contactar con la artista por privado en los siguientes enlaces de sus redes sociales y seguirla para no perderos nada de su trabajo.

Facebook: Virginia-Piper-Pincel-Ligero
twitter.com/pincelligero


Os esperamos en la inauguración el día 10 de noviembre desde las 21.00 horas en Café teatro donde tomar algo con amigos y saludar a la artista de primera mano para que pueda hablaros de su trabajo y hasta el 20 de noviembre.

Yo recomiendo que no dejéis pasar esta oportunidad porque es una gran obra y un perfecto regalo para haceros vosotros mismos o a un ser querido. 

Agradecemos si compartís el post para que tenga mayor difusión y pueda llegar al mayor número de personas que lo disfrute. Muchas gracias de antemano.

lunes, 30 de octubre de 2017

Especial Halloween: En el centro de salud

Me había levantado como todas las mañanas, con la única diferencia, de que tenía que ir al centro de salud a sacarme sangre. Era algo que hacía cada año para comprobar que la analítica estaba bien y gozaba de buena salud.

Al llegar al médico, vi que el ambiente estaba un poco lúgubre, pensé que serían las luces que no se habían calentado aún lo suficiente para alumbrar más.

A medida que me iba acercando a las consulta, estaba la sala más llena y con más bullicio, justo en ese instante salió una de las enfermeras que parecía no haber tenido muy buena noche.
Encendió la pantalla donde salen los números de orden y anunció que si había niños debía pasar antes que nadie.
A continuación se dirigió a las embarazadas y les dio un botecito para beber antes que nada para luego seguir con sus pruebas.

Comenzó a entrar la gente y una vez que salían, me fije en que no tenían el mismo aspecto que al entrar, cosa que me extrañó, estaban como adormilados, demasiado me parecía a mí.
Pensé que se habrían mareado al ver la sangre o quizá estaban acostumbrados a desayunar pronto y ya tenían hambre.

Cuando llegó mi turno y me iban a colocar la goma para cortar el flujo de sangre, vi que la aguja con la que se disponen a sacar la sangre, tenía un liquido viscoso.
No tardaron en explicarme, al ver mi cara, que era la nueva forma de desinfectar. Justo en ese instante una puerta se abrió y vi como toda la sangre que nos sacaban, estaba en un gran recipiente que iba conectado con unas gomas directamente a unos cuerpos sin vida que empezaban a moverse.
Sin pensarlo dos veces, quité el brazo y salí corriendo aún con la goma puesta y escuchando a los enfermeros decir a los de seguridad que me atraparan.

La sangre que nos sacaban era para revivir a los muertos y el líquido que tenía la aguja, hacía tener una dependencia a dormir durante el día y salir al atardecer en busca de la gente que no estaba contaminada para sobre poblar el planeta, exterminando cualquier tipo de vida que no fuera mitad zombi y mitad vampiro.

Llegué a la playa, me escondí entre unas rocas y me eché las manos a la cabeza. Había sucedido, no podía creerlo pero mis ojos no me fallaban, las distopía que había soñado, era cierta.

lunes, 23 de octubre de 2017

En el metro

Entro en el metro después de salir de trabajar, vuelvo a casa como cada día. Justo a mi lado se coloca una chica con aspecto poco femenino a quien empiezo a analizar de arriba a bajo discretamente.
Me parece que es un chico con aquel corte de pelo a la última moda, esos pantalones ceñidos que lo marcan todo y esa camiseta blanca, un poco amplía, pero lo justo para saber que debajo se encontraban unos senos sin ataduras.

Que raro, nunca me había parado a observar tan detenidamente a una chica, es más, voy a tener que volver a mirar porque me llama mucho la atención ese atractivo que tiene tan ambiguo.

Quedan unas cuantas paradas para llegar a casa; aún no sé donde se bajará ella, pero hoy me esta entrando mucho calor y curiosidad por saber más.
La miro discretamente y ella me observa a través del cristal negro donde se refleja todo, sabe que la estoy mirando y justo en ese instante me mira en modo escaner y se muerde el labio inferior como queriendo decir algo.

Empiezo a ponerme nerviosa y a moverme girando la cabeza, disimuladamente por si alguien se está percatando de lo que está sucediendo.

Ella aprovecha ese instante para mirarme y me hace un guiño que llego a captar por el rabillo del ojo.
Se anuncia por megafonía la próxima estación yo me dirijo a la salida; ella aprieta el botón de la puerta para que se abra, sale ella en primer lugar y no paro de seguirla con la mirada desde atrás...

lunes, 16 de octubre de 2017

No es lo mismo madre que padre

Hay que ver como influye la genética en cada ser humano... somos el resultado al fin y al cabo de una suma de ambos progenitores.

Hace unos días he podido contemplar una serie de acontecimientos un poco curiosos para mi; por no decir sorprendentes, no por otra cosa que por la edad de los individuos.

¿Hasta que punto nuestros padres y madres están ahí para solucionarnos los problemas? ¿Queremos crecer y ser independientes?
Son preguntas que me hago tras observar algunos casos.

Al parecer tener descendencia en los tiempos que estamos no puede ser muy compatible con los quehaceres cotidianos que se han hecho generación tras generación y mucho menos trabajar porque no deja tiempo para los otros menesteres.

¿Dónde hemos llegado si antes eran capaces de hacerlo todo y ahora no se puede? ¿Será por el tiempo que se le dedican a otras tareas como puede ser actualizar las redes sociales y empaparnos de todo lo que hace el vecino?

No lo entiendo; bueno pues ahí están nuestras madres y padres para ayudarnos en todo lo que esté de su mano, pero somos tan poco agradecidos que encima les faltamos diciendo que la comida no está a nuestro gusto, que que cara tiene hoy, etc...

Por otra parte tenemos que buscarnos la vida, pero ¿en ello tenemos que implicar a nuestros progenitores en los trabajos?

El contrato ¿a quien se le hace al padre o al hijo? ¿Las explicaciones a quien se le pide?
Me parece mentira que halla gente tan poco profesional que deleguen sus tareas a los padres y tener que dar ellos la cara ante las dificultades que se les presentan.

Más nos vale que en el mundo donde vivimos no nos ayuden tanto nuestros padres y seamos capaces de valernos por nosotros mismo porque tal y como está todo no aprenderemos si nos están cubriendo continuamente las espaldas, que mas vale tropezar que es igual a aprender, a que nos vayan barriendo el camino por donde queremos ir.

lunes, 9 de octubre de 2017

Alguna locución latina sin importancia

Vuelta de las vacaciones... otra vez. Madrid se aleja y el mar da la bienvenida. Es curioso como dos sitios pueden ser tan diferentes y provocar en la misma persona sensaciones tan distintas.

Antes no apreciaba mi ciudad y ahora creo que no podría ser infeliz en ella porque tiene tanto color, tantas cosas para hacer, mil sitios donde ir, cientos de todo para abrirse camino en los sueños de cada uno... es un poco frustrante que no lo viera antes.

A la vuelta todo me da pereza, todo me amarga, todo me parece más aburrido, menos encantador, menos feliz.


Hace tanto ya que salí de donde nací que ya no me siento completa en ningún lugar físico con nombre de ciudad.  

Me parece que solo cinco minutos en suelo andaluz han bastado para que vuelva a tomar las palabras a medio vocalizar y a que aspire las eses para empezar. Me había costado semanas aprehender de nuevo mi castellano de nacimiento.

La culpa de todo la tiene el haber dormido poco, el volver a tener lejos a tantas personas importantes que quiero, el hecho de empezar la rutina y la depresión incipiente y temporal pre cumpleaños que tiene rima fácil.

He repetido tantas veces el mismo ritual al ir y venir que me parece vivir el día de la marmota un par de veces al año, un déjà vu puntual y repetitivo.

Todo es diferente, el olor, el modo de hablar, el ritmo al caminar, el color de cada ciudad, la manera de vestir, de comportarse y hasta de cocinar.

Por más tiempo que pase siempre me parecerá curioso y maravillosa la comparación por tanta diferencia.

Al final da igual de donde seas, todos somos humanos, habitantes de un mismo país que a veces parece que se separa pero que como dijo aquella vez el sombreo seleccionador, es necesario que cada vez estemos mas juntos, para ayudarnos, para hacernos más fuertes... Por propia experiencia sé que al final la diferencia real es nada y que lo mismo es ser madrileño, español, europeo, terráqueo... somos del mismo mundo.  

lunes, 2 de octubre de 2017

Exposición "Intra Mundum" en el Pub Kiss

Esta vez nuestra artista andaluza Piper, nos muestra su exposición Intra Mundun en un local mítico de la ciudad de Algeciras, el Pub Kiss.

Podremos ver algunos cuadros nuevos de esta serie tan especial donde la artista interpreta los mundos interiores de varias personas, dándole su toque más personal y con un trabajo previo muy intenso.

Esta es una buena oportunidad de pasar el viernes por la noche, arte, buen ambiente, música y todo ello regado de unas cervezas y demás bebidas con amigos y como es sobre las 21.00 horas, no está de más darse un homenaje con unas buenas hamburguesas.

Todos los cuadros están realizados en técnica guache y por supuesto están a la venta, seguro que más de uno os hace un guiño para llevarlo a casa así que aprovechad antes de que se os adelanten y reservad el que os guste esa misma noche.

La exposición estará desde el viernes 6 de octubre hasta el 2 de noviembre y estoy segura de que os encantará porque es un trabajo alucinante. Allí os esperamos.

Si queréis saber más de la artista o poneros en contacto con ella aquí os dejo los enlaces:
Facebook: Virginia-Piper-Pincel-Ligero
twitter.com/pincelligero

sábado, 9 de septiembre de 2017

Recital de poesía en Madrid

Después de un verano preparando este acontecimiento, os dejo aquí mi primer recital en la capital, un sitio que todo amante de las letras conoce, "Aleatorio" y para quien no ha tenido ese privilegio, es el momento.

Recital de poesía de mi libro "Huevos revueltos para desayunar"

Cuando comencé junto con Piper a escribir este blog tenía muy claro que era para hacer escritos personales, tanto en prosa como en verso y mostrar de esta forma mi manera de sentir, ver y vivir, quizá unas veces más acertada que otras.

Para mí es toda una satisfacción que en este recital salgan poemas en los que el blog ha estado presente y todos los que habéis pasado por aquí también.

Quedáis invitados a pasar por allí todos los que améis las letras, la poesía o a quienes os apetezca tener un lunes diferente en Aleatorio, en la calle Ruíz 7 a las 21:00 h.

Tendréis un recital de poesía de mi mano y podréis adentraros en un mundo de sentimientos y emociones donde seguro que os sentiréis identificados con algunos de los versos. Allí os espero con mucha ilusión.

www.instagram.com/sara_redondo_scriptrix/
www.facebook.com/La-Roca-más-Diamante-del-mundo-968409039897223/?ref=aymt_homepage_panel
twitter.com/LaRocaDiamante

jueves, 31 de agosto de 2017

Huevos revueltos para desayunar

Escribo desde que tengo uso de razón porque es un medio que me da tranquilidad, positividad, felicidad y me ayuda a escupir todos aquellos pensamientos que me atormentan y me producen desasosiego.

Algunas veces lo hago en forma de protesta, opinión, vivencias, quizá en cuentos, relatos cortos y sobre todo poemas....

En esta ocasión os quiero animar a que conozcáis mi primer libro, Huevos revueltos para desayunar.
Es un poemario donde se recogen cincuenta de mis poemas, entre otros, algunos de los que he compartido en este blog.

Me llena de felicidad el poder invitaros a que nos sumerjamos
en un mar de sentimientos, de amor, desamor, esperanza, felicidad...

Estoy convencida de que es un libro que os llegará a lo más profundo, os sentiréis identificados con muchos de los versos y hará que os emocionéis.

Lo podéis encontrar en amazon para versión kindle www.amazon.es/Huevos-revueltos-para-desayunar-Redondo-ebook/dp/B074Q3Z31D/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1502711291&sr=8-1&keywords=huevos+revueltos+para+desayunar, en la web de Círculo para la versión en papel o poneros en contacto conmigo para adquirir esta misma mandándome un mensaje privado a cualquiera de las redes sociales que aparecen en esta misma web arriba a la derecha (twitter o facebook) y yo estaré encantada de responderos a cualquier pregunta y mandaros un ejemplar firmado.

Muchísimas gracias a todos los que me apoyáis y que habéis ayudado a que este sueño se haya hecho realidad.

lunes, 3 de julio de 2017

Una mirada

Eras un gruñón, aunque mejor dicho tenías un carácter difícil, pero era parte de tu encanto, quizás por eso te hacías querer tanto.

Llegaste justo antes de una etapa crucial en la vida de una adolescente, que ya de por si era complicada la transformación de gusano a mariposa, pero supiste estar a la altura como en cada momento que has vivido a mi lado.

Me conquistaste el corazón con esas miradas matutinas al despertar, nada mejor que quitar las lágrimas con un lametazo, o esos inviernos que hací frío y me tenía que recluir en las cuatro esquinas, tú siempre ahí aguardando que no me pasara nada.

Nunca dejaste de sorprenderme, cuantas veces iba a hacerte un cariño y tu forma de dármelo era con un bocadito en la nariz o donde pillara y por mas veces que lo hicieras eras un amor.

Tan exquisito que solo querías la comida más barata que encontraba en el mercado, eso sí, donde se pusiera una chuleta que se quitara lo demás aunque no le hacías ascos a tu ración diaria, nocturna de salchichas con un poquillo de arroz los miércoles a mediodía, o un acompañamiento de alguna cosa con puré de patatas.

Y a la hora de dormir siempre con el que llegaba más tarde a casa, en la cama grande, con el que te ibas a darte tu vueltas largas los miércoles o las vacaciones, que bien lo pasabais los dos.

Pero a todos nos llegan los años duros en los que no nos acompaña el cuerpo y aún así seguías al pie de cañón vigilando desde tus 30 cm de altura lo que ocurría, ibas, le dabas tu vueltecita rutinaria y volvías a tu sitio de costumbre.
Hasta que llego el día que se tuvo que marchar sin ti, ya no tenías que hacer guardia para ver que todo seguía en orden, pasaste a observarlo desde otro plano, ladrándole cuando por primera vez nos visitó a la semana de su partida.
Pero a raíz de su marcha empezaste a marchitarte tú por su ausencia y poco a poco fuiste apagándote, curiosamente empezaste a padecer de las mismas lesiones que tenía tu dueño hasta que un día después de estar recuperado gracias al suero, tuvimos que verte partir por no dejarte sufriendo, fue la decisión más difícil que tomé jamás porque no pude estar acompañándote hasta el final y no creas amigo que fue por gusto porque aún hoy me despido todos los días de ti.

Sé que ya en el otro plano estás bien cuidado y contento, estás con tu alma, y que nos visitas de vez en cuando porque el pequeñín que no te dejaba y que lloró por tu ausencia te sigue moviendo el rabito y acercándote el juguete.
Por siempre Miky.

lunes, 26 de junio de 2017

¿Qué es realidad?

¿No os pasa algunas veces que no sabéis diferenciar la mentira de la verdad o mejor dicho lo que es real de lo que no lo es?

Creo que debería centrarme y pensar bien a partir de ahora sobre que es o no realidad porque en ocasiones nos confundimos y lo que creemos ver de verdad no tiene ningún sentido.


¿Existe solo lo que se puede ver y tocar? ¿O también existe todo eso que llamamos inmaterial? ¿Son de verdad los sueños, las ilusiones y las esperanzas?


Yo soy de Madrid pero vivo desdes hace casi tantos años en esta ciudad como viví en la otra y cuando voy a ver donde nací y paso tiempo y recorro sus calles y aprecio sus olores y su gente y reconozco su carácter y las costumbres y las comidas y  el ambiente me pregunto ¿Cuál de las dos es casa, cual es la real y cual es el sueño?.


Al interactuar con alguien por Internet, por ejemplo en una red social que es en estos tiempos algo tan habitual y tan moderno y a la orden del día... ¿Es de verdad?


Porque piensas: y si no hemos hablado por teléfono, ni visto por skype, ni en persona... si no sé como habla, si no sé como gesticula, o como se ríe o todo lo demás... ¿Es de verdad?

Es que al fin y al cabo si lo meditas, es solo una pantalla de la que salen un montón de letras, la cuestión también es ¿Pero qué o quien hay detrás?


¿Alguna vez habéis visto el programa "Catfish, mentiras en la red"? Miles de personas hablan todos los días y después no son de verdad sino una mentira mejor o peor elaborada.


¿Como puede ser que seamos capaces de tener cariño o incluso de llegar a querer a alguien solo por intercambiar palabras escritas y a veces poco más?

Es que en serio, ¿Hasta que punto puede ser todo eso cierto? Solo por leer y confiar en que lo que la otra persona nos cuenta es verdad... ¿No es algo parecido a leer un libro y enamorarse o encariñarse con alguno de sus personajes? ¿Alguna de las dos opciones es más locura que la otra, no lo es ninguna o lo son las dos en realidad?

Albert einstein dijo una vez que la realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente y pienso que al final lo mejor será creer en eso.

lunes, 19 de junio de 2017

¿Dónde te quedaste?

¿Dónde te quedaste?
Sé la respuesta,
vagando por los recuerdos
aquellos que no volverán
no, no volverán.

Me equivoqué al callar
recuerdos buenos,
momentos vividos
no volverán a mí.

Quiero que vuelvas,
me siento tan vacía
no soy nada sin ti,
luchemos juntas
solas hasta el final.

No vivas del pasado
sé feliz,
aquello no volverá a mí.

Recuerdos buenos
momentos vividos
jamás volverán mi.

Ahora eres libre
¿Qué podemos ser?
Mira en el interior
¡Ya lo se!
déjate llevar y relájate
siempre aquí estaré.

lunes, 12 de junio de 2017

Sara

El día 9 de mayo a las 12.33 exactamente, mi amiga María estaba contándome que esa misma mañana se había enterado de que el bebé que estaba esperando iba a ser una niña y que ella y su marido la llamarían Sara y de repente y sin paños calientes me soltó: ¿Quieres ser su madrina? y puso un montón de caritas riéndose no sé si porque estaba nerviosa de decírmelo o porque se imaginaba lo nerviosa que me estaba poniendo yo al leer
sus palabras.

Me dijo que lo tenía claro desde que se había quedado embarazada y yo no podía dejar de temblar y sonreír de la emoción y del estado de shock que tenía en lo alto.

Madrina, me repetí una y otra vez. Yo nunca había pensado en serlo, ni me llamaban la atención los niños ni he tenido nunca instinto maternal, ni siquiera tengo sobrinos o peques muy allegados, cerca.

Pero sin dudarlo dije que sí. Quizá porque adoro a la madre y es mi mejor amiga y porque según lo iba meditando me di cuenta de lo que debe pensar ella de mí como para darme una responsabilidad y regalo semejante.

Ella opina igual que yo, que madrina y padrino para un hijo no debe ser cualquiera, que eso significa ser una persona importante y sobre todo presente en la vida del bebé, apoyarle, ayudarle, marcriarle un poquito jeje pero más que nada, estar.
Que siempre puedan contar contigo porque es como si fueras de verdad alguien de la familia, no un monigote que se viste guapito el día del bautizo y ya está.

Fueron pasando los meses, yo me ponía nerviosa, imaginaba como sería la pequeña y deseaba ver su cara, sus manitas, sus piececitos, sus ojos y su sonrisa. 
Su madre me mandaba las ecografías y yo me emocionaba, más de lo que hubiera pensado que sería capaz, más de lo que había creído que pudiera ser eso. Madrina, me repetía a veces cuando lo pensaba y sonreía.

No se me olvidará el momento en que la vi por primera vez, tenía tan solo unos días y estaba acostada en su cochecito. Era pequeñita y preciosa, le toqué las manitas y cuando, torpemente la cogí, me agarró un dedo; tengo una foto que lo demuestra jaja y a veces la miro y me hace sonreír. También es un poquito mi pequeña, nuestra pequeña.

Los bebés me dan miedo, que se caigan, que lloren y no sepas por qué y todas las posibilidades habidas y por haber, me da vergüenza decirles cosas para que se rían y en general no se me dan bien hasta que saben hablar y jugar, es decir, cuando llegan por lo menos a los tres años. Con Sara ha sido diferente.
Vivimos lejos y puedo verla poco, pero las veces que he tenido la oportunidad si he sentido esa cosilla de ternura y cariño que se les despierta al resto de personas y que es muy bonito, lo confieso.

El caso es que hace tan solo unos poco días la bautizamos y se me llena la boca al decir que soy su madrina y el corazón cuando su madre me dice que no podría haber tenido una madrina mejor y una tía tan genial como mi novia. Engordo diez kilos solo de pensarlo.

Ahora solo tiene unos meses pero algún día leerá lo que su madrina dijo de ella y lo que significa para mí tenerla en mi vida y que ella vaya a tenerme en la suya. Te quiero bonita, Sara, Sari, Sarita, diga lo que diga tu madre.

lunes, 5 de junio de 2017

Re, non verbis

La obra de la artista Piper, Re non verbis, pertenece a una serie llamada Intra mundum donde se interpretan los mundos interiores de algunas personas a través de la pintura.

En este caso vemos un lugar donde poder meditar, relajarse y pensar, a ello nos invita claramente esta pintura.

Creado con la intención de que siempre conservemos nuestro lugar de descanso donde nos encontraremos con nosotros mismos, sin que nos perturbe nada del exterior.
Por eso la mar está el calma como un espejo que refleja lo que sucede alrededor, en este caso el reflejo del sol que es el comienzo de un día pues está naciendo y que nos permite ir cogiendo energías para una nueva aventura que nos depara la jornada.

Las dos siluetas que aparecen en segundo plano son nuestros familiares que nos observan sin querer interrumpir nuestro momento de paz, pero mostrando su posición de pilar, de apoyo.

La flor que sostiene la mujer es la meta, el sueño que persigue por eso lo trata con tanto cuidado porque no quiere que se desvanezca antes de que pueda cumplirlo.

La palmera fuerte es capaz de aguantar el paso del cinturón de lluvias torrenciales que le dan un buen sustento a la mujer para pensar bien los pasos a seguir para alcanzar su meta.

Es una pintura magnífica y de cerca se pueden admirar, sobre todo, los detalles y dedicación en cada pincelada a la palmera.

lunes, 29 de mayo de 2017

Little m...

Lo bueno de tener un blog es que puedes expresar de todo y si no eres conocido nadie sabe en realidad quien eres así que te sientes bastante libre de desahogarte como si al final solo fueras a leerlo tú.

Desde que estoy en el mundo de las redes sociales y estas cosas modernas, he hablado con unas pocas personas de manera más habitual, con algunas a diario y he llegado a crear una amistad que para mí aún siendo a distancia, es real.

Tengo tendencia a ser extremista en mi carácter y en mis sentimientos, paso de cero a cien del amor al odio y otra vez al amor y otra vez al odio con demasiada facilidad lo que significa que puedo adorar a una persona más de lo que me creo capaz y luego pasar totalmente o cogerle una manía que no te digo nada.

Quizá es porque soy una persona obsesiva y cuando alimento algo crece desmesuradamente; lo malo es que luego lo ponga a dieta y puede pasar a no importarme y hasta a olvidarlo.

Admito que me pasa con las cosas y también con las personas y no sé si es algo demasiado malo o si en el fondo puede tener algo de bueno.

Creo que esto viene a que no tengo medida y es una cualidad que admiro y que me encantaría tener porque así la mayoría de las veces sería todo más fácil.

Hay una persona a quien quiero mucho, a veces me desespera y a veces me despierta un sentimiento de hermana mayor como si tuviera que cuidarla todo el tiempo, darle consejos, evitar que sufra y que caiga.

Sé que los sentimientos no se pueden medir pero apostaría que le importo menos de lo que ella me importa a mí y sé que no es consciente de cuanto significa.
A veces me hace daño, sé que no es queriendo y que normalmente la culpa la tengo yo por lo de siempre, las expectativas, es algo que se me clavó y que no rectifico.

Es difícil que los demás lleguen a demostrarme como yo necesito y supongo que por eso muchos se van pero yo creo que cuando alguien tiene algo especial que te hizo llegar y quedarte, quererle y ver lo que a otros les resulta imperceptible... pase lo que pase, estás.

El caso es que no voy a poder verla, otra vez; la anterior era demasiado pronto porque a penas llevábamos un par de meses de amistad aunque yo ya la quería como si fuera esa hermana de la que antes hablaba.

Es raro poder pasar tan cerca y no llegar a darle un abrazo. Veo muy lejano el quedar y he asumido que un día se marchará, poco a poco como cuando se va tomando distancia con alguien hasta que ya no vuelves a llamarte, escribirte o verte más, mitad por pérdida de interés y mitad por pereza y estoy preparada para ello desde hace meses muy consciente de que quizá no llegaré a verla en persona ni a abrazarla.

No sé, seguramente no debería haber dicho nada, me escudo en que sé que no lee el blog o si lo lee nunca dice nada y como tengo alguna que otra persona así en mi vida, quizá de leerlo se de por aludida y crea que es por ella, pero a lo mejor no lo es, de todos modos es tan prudente que no me lo preguntaría.

Es importante, entre otras cosas, porque sin saber hasta que punto, me ayudó en un momento horrible de mi vida y se lo agradezco. Y aunque las ideas de este post han quedado algo dispersas para quien lee, no le echo cuenta, yo al final he dicho lo que quiero.

lunes, 22 de mayo de 2017

Sígueme

Lo más probable es que la mayoría de vosotros no hayáis oído nunca hablar de este libro, se trata de las vidas, más o menos entrelazadas, de tres chicas jóvenes que se conocen y que aman a mujeres.

Olga Martí que es su autora, fue hace muchos años finalista de los premios Odisea con esta obra y tuvo muy buenas críticas en su momento, desde luego la mía también va a ser buena.

Personalmente lo leí hace muchísimos años, creo que más de diez y recuerdo que me gustó. No hace mucho lo vi por casa y me apeteció leerlo otra vez, así que aquí estoy haciendo una reseña sobre él porque en mi opinión lo merece.

Sígueme habla de amor, de desamor, de sentimientos encontrados, de miedos, de pasión, de juerga, tabaco, alcohol y de simplemente sexo.

Es de primeros de lo 2000, donde las protagonistas tienen aproximadamente la misma edad que tenía yo cuando lo leí y ahora mirando atrás es curioso que hayan cambiado cosas como que ya no se puede fumar en los locales, que no existía whatsapp y se hablaba por sms o llamando, se mandaban correos y los llamábamos ocurrentemente emilios, conocíamos a la gente hablando por chats y cosas así.

También se nota que hace más de diez años la homosexualidad no estaba tan aceptada y la juventud tardaba más en salir del armario con familia y conocidos e incluso había más casos en que los padres echaban de casa cuando se les decía que eras gay o lesbiana y es algo que tristemente en el libro se refleja. Son detalles que, viviendo ahora una época un poco más liberal, casi había olvidado.

El libro se lee muy rápido y en cada capítulo podemos saber como va cada protagonista en un tiempo y lugar exacto, desarrollando la autora las peripecias de cada una.

La historia es fresca y ligera, no se mete en unos entramados complicados pero tengo la pega de que me esperaba otro final, no es que acabe mal pero soy la tonta de los finales felices y aquí me quedo con falta de algo, aunque al menos no termina mal del todo.

Lo recomiendo, da igual si sois lesbianas, chicos, chicas, hetero o de cualquier otra 
identidad que no haya nombrado.

Es una libro entretenido sobre todo para la juventud porque es quien más y mejor se verá seguramente reflejada. Desde luego si lo leéis, espero que os guste.

lunes, 15 de mayo de 2017

Dar

Dicen que hay que dar para recibir. Pero ¿Hasta donde estamos dispuestos a dar y en que sentido?

Las madres en su primer encuentro con sus bebes ya en el vientre lo dan todo por sus futuros hijos, incluso si hiciera falta la vida como ocurre muchas veces en el reino animal.

Pero fuera del ser madre o padre con ese instinto adquirido ¿hasta donde damos? Quizás en las relaciones se da todo sin miedo a nada, aunque la respuesta en algunas ocasiones no es la que deseamos y menos aún cuando hay líos de faldas.

Las personas podemos llegar a devastarnos por seguir ahí al pie del cañón, esperando un mínimo de ese ser que nos han vendido y que al fin y al cabo es una idea que nos hemos formado en nuestra cabeza.

Otras veces en el trabajo, el jefe está apretándonos tanto las tuercas, alentándonos con que hay que dar a la empresa lo que necesita y más, para luego no tener la recompensa merecida, lo que consigue es que nos frustre.

Esta frustración es trasportada a otros ámbitos de nuestra vida: como puede ser la amistad, cuando recibimos una muestra de afecto y no somos capaz de gesticular si quiera un "y yo también".
Entonces que es lo mejor ¿Dar para recibir o dar sin esperar nada a cambio?

Cuando las acciones que uno realiza para bien de el de al lado las hace sin esperar nada a cambio, solo para que esa persona este mejor, tu conciencia esta tranquila, relajada porque tú has hecho lo que está en tu mano para mejorar a tu alrededor.
Pero si por el contrario crees hacer lo mejor y minas a esa persona con inseguridades, miedos, etc.. ¿Cuánto quieres a esa persona?

Muchas veces somos tan sumamente egoístas que pensamos que lo mejor para esa persona es dar para luego quitar, como cuando se le da un caramelo a un niño y luego se lo quitas en ese instante, el niño pasa de un estado de felicidad a otro de decepción que no sirve para nada, aquí el fin no es positivo para el niño.

Así que, en muchas ocasiones es mejor apartarse a un lado de esa persona para que pueda dar esos pasos, que encuentre la felicidad aunque no sea a nuestro lado como quisiéramos, pero es mejor dar hacia otro lado que recibir incertidumbre o silencios.

lunes, 8 de mayo de 2017

Gira, gira

Uno de mis alumnos me ha regalo un spinner. Es blanco y aunque al principio me ha parecido una chorrada de críos, he acabado cogiéndole la gracia y el truco.

Es domingo y me he despertado pronto, es una asco porque me fui a dormir sobre las dos de la madrugada y aún así me costó dormir.

Me pican los ojos y tengo la nariz congestionada, moqueo y tengo algo de tos. Me levanto y voy al baño, me miro al espejo, tengo los ojos muy rojos.
Vuelvo a la cama y los cierro, pero ya no tengo sueño. Acabo levantándome otra vez y desayuno. Es pronto, me cundirá la mañana - pienso-.

Una hora después estoy frente al ordenador, reviso el correo y reparo en algo que no había mirado antes, bandeja de entrada, correo no deseado, borradores, elementos enviados, elementos eliminados... archivos.
¿Qué hay en los archivos? - me preguntó - nunca he llevado el ratón hasta allí y al pinchar es cuando lo veo, hay varios mensajes de alguien que quiero olvidar y que supuestamente ya he borrado, sin embargo están ahí y no sé la razón.
Me debato entre borrarlos sin más o mirarlos. Vence la curiosidad de saber que ponen aun siendo muy consciente de que voy a torturarme, pero con todo, los abro.

Por supuesto hay un poco de todo, palabras de conversaciones estúpidas y sin más que elimino sin daño y luego las moñadas... y yo a ti niñata (seguramente en contestación a un te quiero), no me pienso ir pequeñaja... buenos días bonita, te quiero mi pequeña Sari.

Son de hace dos años, no sé qué narices hacen ahí porque creía haberme asegurado de borrarlo todo sobre ella pero de todos modos lloro, solo un poco, soy una sensible de mierda y se me han escapado unas lágrimas, no he podido evitarlo. 
Supongo que la recuerdo, que reconozco a la persona de esas palabras y sé que la quiero, o que la quise, a ella, en ese tiempo, la Sara de ese momento y pienso si a las personas se las supera o si no se las olvida nunca.

Miro mi spinner, lo cojo, le doy vueltas, con una mano, con las dos, para la izquierda, para la derecha, más fuerte, más flojo, le doy tan rápido que casi vuela, luego se va parando estúpido y verlo girar tan despacio me desespera o me hipnotiza, no sé.
Lo veo girar y a veces parece que va para un lado y a continuación para el otro, la mente me engaña o los ojos, no sé, yo soy de letras y esas cosas me llaman la atención pero tanto no me interesan.
Solo me interesa sostenerlo en las manos y ver que gira, que rueda, que forma dibujos y que mirándolo se me olvida pensar.

Me entran escalofríos pero fuera hace calor o al menos veo un sol resplandeciente por la ventana. Siguen picándome los ojos por la fastidiosa alergia de primavera, sorbo los mocos y noto como me pica la garganta; elimino casi todos los mensajes menos uno, lo releo, "te quiero mi pequeña Sari" casi la oigo decirlo con esa voz que, muy de fondo en mi cabeza, recuerdo.

Giro de nuevo el spinner y me autohipnotizo, tengo los ojos llorosos y no puedo evitar otra lágrima. 
Es la alergia - me digo, nada más que la alergia - esta vez me sueno los mocos y miro como gira el spinner frente a la ventana. Estoy deseando que acabe la primavera.

lunes, 1 de mayo de 2017

26 de abril

El día 26 de abril es desde hace solo unos pocos años en día de la visibilidad lésbica aquí en España y como fue en esta misma semana, he querido escribir alguna cosilla al respecto.

Como casi todos sabéis soy mujer, madrileña, estudiante de derecho, friki, lectora, escritora... y también soy lesbiana.

A mucha gente le parece absurdo seguir reivindicando estos dçias y estos temas porque parece que todo es ya muy normal y aceptado y que sobra y que no hay días del orgullo heterosexual y que encima no solo del orgullo LGTB sino ahora uno de las lesbianas.

Bueno, queridos, a estas alturas aunque parezca mentira la mujer aún lucha por su igualdad. Lo hace en el trabajo teniendo que demostrar más esfuerzo que el hombre, lo hace aguantando sueldos más bajos pese a realizar la misma tarea, lo hace en casa ocupándose aún la mayoría de las veces de limpieza, ropa, comida, hijos etc y lo hace cada día.

El mundo homosexual pasa un poco por lo mismo. Sufre discriminación, lucha por tener la misma igualdad que el heterosexual y tiene que demostrar cosas que no harían falta.

Y aquí llegan las lesbianas. Nos llevamos la palma, por un lado ser mujer y por otro homosexual, el dos por uno, el premio gordo y luego preguntan que por qué del día de la visibilidad.

Pues porque tener 15 años y darte cuenta de que te gustan las mujeres y no conocer a nadie más que le pase igual, da miedo. Porque tener 30, estar casada y con dos hijos pequeños y darte cuenta de que te has enamorado de esa otra mamá que también lleva a los niños al parque a jugar, da miedo. Porque ver que tienes un padre que siempre que sale alguno de los presentadores gay de la tele les grita maricón y da un golpe en la mesa diciendo que ojalá Franco levantara la cabeza, da miedo.

Pero lo que te quita el miedo es salir a comprar el pan y ver que en la tienda hay una pareja de lesbianas con un niño agarrado. Lo que te quita el miedo es ver que que tu actriz favorita se ha casado con su pareja femenina de hace 7 años. Lo que te quita el miedo es que tu profe de matemáticas vaya a coger el coche después de clase y le veas un llavero con una bandera del arcoiris en la mano.  

Por eso es importante el día de la visibilidad y me da igual que sea de la visibilidad lésbica, transexual, bisexual o cualquier otro tema en el que haga falta. 

Lo que yo quiero es que nadie tenga que tener miedo por ser de una minoría, por sentirse diferente al principio. Sinceramente querer a otra persona siempre es maravilloso y en mi opinión merece toda la visibilidad.

lunes, 24 de abril de 2017

Pensaba que no te volvería a ver

"Esas fueron las últimas palabras que me dije en mi mente antes de que partieras, hacia el otro lado.

Desde aquel día que no andabas junto a mí, al llegar a casa ya no notaba tu presencia, no me acompañabas en las siestas de esas tardes de manta que tanto frío hacia y nos dábamos calor el uno al otro, tú en mis corvas y yo rodeándote con mis piernas o cuando te sentabas frente a la chimenea a esperar que la encendiera porque te gustaba contemplar el baile de las llamas y cuando me esperabas asomándote por la ventana a que llegara de trabajar; aún esta el hueco en el sofá hecho por el peso de tu cuerpo".

Estos fueron algunos de los recuerdos que le quedaron a Silvia de un fiel amigo, no era muy amistoso, normal, parecía un tigre de lo grande que era y con esas rayas que cubrían todo su cuerpo, pero se hacia querer con los guantazos que te daba y sus mordisquitos cuando algo no le gustaba o lo habías mosqueado aunque dentro de tan gran fiera era el trozo de pan que solo entendían sus padres.
Por que al final sea de una especie u otra todos estamos destinados a querernos y un felino por muy arisco que sea con el ajeno a los suyos, los amará por encima de todo.

"Aún recuerdo cunado la casa de noche se quedaba fría, como venía con mucho tacto a meterse bajo las sábanas buscando el calorcito, podías tener la cama hecha que allí de todos modos veías la silueta del rosquito hecho bajo el edredón.

Ya no escucho el ronroneo que tanta paz me daba y busco por algún lugar algo tuyo, esa forma de amasar el sitio antes de ponerte cómodo, que no era cosa de unos segundos y después no podía moverme para que no me enfilaras con tu mirada.

Ahora te podré tener un poco más cerca aunque no pueda sentirte, porque siempre estarás en nuestros corazones".

lunes, 17 de abril de 2017

¿Sí o no?

Me gustan mucho las series, los libros y las películas de género fantástico, desde magia, vampiros hasta cualquier otro tipo de ser curioso, mitológico o más recientemente inventado, que tenga poderes o características sobrehumanas o que sea inmortal. 

A menudo pienso que me meto tanto en ellos y los vivo de tal manera y con tanta intensidad, que me gustaría que fueran reales, que alguna de esas peculiaridades fuera de verdad como vivir eternamente.

Y luego te das cuenta de que tienes más de treinta años y la vida pasa. No has hecho ni la mitad de cosas que soñabas hacer, ni las que simplemente dabas por hecho que harías.
Sí, con treinta y pocos soy joven, pero siento que los días se van y el tiempo no se recupera, es lo único que pasa y no tiene vuelta atrás.

La cuestión es que nos pasamos la vida haciendo lo que está bien, lo que se espera que hagamos, lo que se debe, lo que la sociedad ha establecido y te han enseñado los mayores que se haga y sinceramente a veces si lo piensas es un asco.

Somos personas intolerantes, intransigentes, llenas de prejuicios, cada vez más impacientes y amargadas. Nos levantamos, seguimos la rutina de trabajo o estudios, parejas, casa, hijos, perro y vacaciones a la playa.

Pero y ¿qué más? Y si me parece poco o aburrido o demasiado programado para que una sociedad funcione como en cualquiera de las distopías tan de moda hora tipo Divergente o Los juegos del hambre. No quiero que me digan lo que tengo que hacer ni que me controlen. ¿Quién de nosotros es dios para juzgar? ¿Quien se ha proclamado sabio absoluto y conocedor de una única y valida verdad?

Lo que estaba pensando es que no atendemos a nuestros deseos, vivimos queriendo y ansiando lo que nos dicen los demás, para lo que nos han programado, según la manera que han diseñado para nosotros.

Y me pregunto... si me quiero comer un bocadillo de salchichón porque amo el salchichón, me encanta, me hace sonreír, lo saboreo y lo siento por todo mi cuerpo hasta la digestión, ¿Por qué tengo que pararme a pensar si está mal que lo haga porque tendrá grasa saturadas que aumentarán mi colesterol, exceso de sal y conservantes, me causará una difícil digestión para la poca proteína animal que me aportará y algunos otros perjuicios en lo que no me voy a entretener? Si a mi me hace feliz merendar un buenisimo bocata de salchichón y ahora ya no sé si me compensa o no hacerlo. ¿Qué es más importante, mi salud a largo plazo o mi momentánea felicidad con efectos perjudiciales en algún tiempo?

Imaginemos que tengo una amiga desde hace algún tiempo, me apetece escribirle, no, mejor aún mandarle un audio, no, mejor aún llamarla para charlar, que me cuente, contarle yo y disfrutar de ese tiempo con alguien que quiero porque me ha parecido que es lo normal. 
Y entonces pienso ¿Por qué la tengo yo que llamar? ¿Por qué no me llama ella o me escribe si quiera, si la última vez la hablé yo y además ella fue la última en escribir mensaje y no se despidio ni nada? Pues paso de ella, ya no la llamo, yo también tengo dignidad, ¿Por qué voy a ir a arrastrarme? Si quiere algo de mi pues que me busque, ¿no? Que también me demuestre que le importo, estoy harta de ser siempre yo la pringada, si no da ella es que no le apetece saber de mi ni quedar conmigo... 

Pero con todo eso sigues queriendo hablar con ella y tienes que pensar si te importa más tu felicidad al ver que cuando tú le hablas contesta, aunque tienes esa sensación interior de rebajarte... o conservar tu supuesto orgullo y dignidad -que no sé hasta que punto también puede provocar felicidad- pero quedarte sin saber de la amiga a quien tanto te apetecía ver o llamar.

Quizá es el efecto de la alergia primaveral que está empezando a incomodarme o el exceso de desasosiego interior al que me enfrento los últimos tiempos. El caso es que si solo voy a tener una vida y por edad ya he gastado al menos un tercio de ella, quiero aprovechar el tiempo, mis ganas, las circunstancias y encontrar un equilibrio de buena vida sana física y mental.