jueves, 4 de agosto de 2016

Gomaespuma. Conocidos.

Va a hacer un año y medio desde que hablamos por primera vez y cerca de ocho meses desde que no hablamos...

Tenemos conocidos en común y a veces pienso que me gustaría preguntarles por ti y que ellos pudieran preguntarte a ti sobre mí, sobre nosotras.

Preguntarte si nos odias, si ya nunca te acuerdas de nosotras, si alguna vez nos echas de menos, si toda la vida vas a tenernos ese rencor y esa rabia interior o si ya solo nos olvidaste y somos nada.

Me gustaría saber si todavía te molesta hablar del tema, si has encontrado otras consejeras y otros pilares, si otras se quedan hablando contigo hasta las tantas de la madrugada, si te van a hacer testigo en su boda, si alguna va a ser la madrina de tu niño, si hay quien te aconseja como hermana mayor, si se preocupa por ti como lo hacíamos nosotras, como lo hacía yo.

Ya pocas saben de ti y no voy a preguntarles, es verdad que en ocasiones siento curiosidad y que conocer algún detalle de ti en la actualidad me provoca una sensación rara en el estómago.

Aún no he encontrado a nadie más que se emocione como lo haces tú con la poesía, que ame la literatura así, como nosotras, que sea capaz de hablar en mensajes con trozos de poemas y decir lo que decíamos.
A cualquiera le parecerá ridículo pero nosotras nos entendíamos y tenía todo el sentido del mundo.

Nadie es imprescindible, lo sé y tú no ibas a ser menos, creo que lo único que me pasa es que me molesta no haber podido terminar de tragar este asunto porque las cosas a medias me sacan de quicio, las relaciones inacabadas dejan una estela ahí que no cicatriza bien si no tienen en algún momento ese unto y final.

Siempre has sido puntos suspensivos, si solo hubieras tenido el valor de quedar, de mirarme a la cara y decírmelo todo.

Fuiste una cobarde y por eso esto no me deja tener paz porque quiero mi final, Después de todo sé que me lo merezco y aún creo que alguna vez nos encontraremos por el camino y vendrá la paz para que pueda pensar en esto y recuerde solo lo bueno y sonría. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada