lunes, 21 de diciembre de 2015

Gomaespuma. Saliendo del tren.

Ya he llegado a Madrid. ¡Esta ocasión es tan diferente! La ultima vez que vine fue hace tres meses, traía nervios en la maleta, ganas de conocerte, de darte un abrazo, de verte en persona y de traspasar por fin la pantalla que era lo único que nos acercaba.



Enlace permanente de imagen incrustada

La estación estaba vacía, he recordado que en septiembre querías venir a toda costa a buscarnos y cuando he salido he sentido un vacío en el estómago y el corazón me ha dado un vuelco porque por un segundo pensé: ¿Y si viene? ¿Y si está ahí'? ¿Y si después de todo, esto está siendo un mal sueño y me despierto?



No has aparecido, evidentemente. Salimos deprisa de atocha, cogimos un taxi y nos marchamos sin más pena ni gloria hacia casa.

Nunca he relacionado Madrid contigo pero estas son las primeras vacaciones en las que venimos a la ciudad después de todo lo que ha pasado y me cuesta.

Debía ser una visita bonita y emocionante. Iba ha ser feliz porque siempre vemos a la familia y a mis mejores amigos y esta vez también estabas tú. La segunda vez después de conocernos en persona.

La primera había sido tan rara. Yo estaba cortada y poco cariñosa al principio. Tú eras una verdadera lapa, todo el rato dando besos, buscando abrazos, sonriendo y yo casi no te miraba.

Decías que te miraba a los ojos a destiempo, casi siempre cuando me ponía nerviosa y se supone que debía bajarlos. Te hacía gracia, eso y mis tics al estirar el cuello. 

Sabía que no ibas a ser capaz de aguantarme la mirada.                                                                                                             
                                                                                                                                    
  continuará...

3 comentarios:

  1. Ilustrado por https://twitter.com/pincelligero?lang=es

    ResponderEliminar
  2. Con ganas de leer más. Como siempre se me va el cojín a la nubes, esta forma que tienes de contar me recuerda a la película Nirvana de Gabriele Salvatores en las apariciones de Seigner que a modo de cuento o carta le va hablando a su amado.

    Saluditos dormilones :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, es un relato a base de cartas donde la protagonista saca lo que tiene dentro, a veces malo, a veces bueno, lleno de contradicciones porque los sentimientos por los demás muchas veces son así. Abrazos

      Eliminar