jueves, 19 de noviembre de 2015

Comida con sorpresa

Me gusta la comida basura, lo admito, aunque no soy una habitual de sus locales, pero de vez en cuando no hago ascos a una hamburguesa o una pizza.
En esta ocasión fui a una de esas cadenas donde se comen montaditos y hay un montón donde elegir.

Confieso que antes iba más a menudo y que siempre encontraba fácilmente alguno que me gustara, el pan estaba bien y el relleno no era para quejarse, salmón, foi o anchoas con otros ingredientes complementarios eran de mis favoritos.

Sin embargo, en periodos cortos de tiempo fueron cambiando la carta, distintos panes, ingredientes y hasta una variedad de montaditos dulces. Aquello ya no me termino de convencer ni por asomo y mira que yo soy muy fan de la repostería.

Total, que para mi la calidad de estos establecimientos ha bajado mucho, no me llenan ni me entran por los ojos y solo por aquello de que era el día en que tienen ofertas me decidí a entrar esta vez y comprobar si estaba en lo cierto y había hecho bien en no volver a entrar desde hacía años o si me equivocaba y podía volver alguna vez.

Para empezar el local estaba bastante desierto aun siendo casi la hora de comer y el día de la semana en que los productos están a buen precio.
Es cierto que el servicio ha sido bueno, los trabajadores simpáticos y atentos, hasta nos trajeron el pedido a la mesa. Las patatas con bacon y queso que comimos estaban buenas y los montaditos estaban bien hechos, pero la verdad es que en el mío que llevaba salmón, se notaba la baja calidad y el refresco de cola sabía a marca blanca porque era más "aguachurri" que otra cosa y el de mi novia que tenia pollo, queso y salsa de mostaza y miel era bastante insípido y más que nada predominaba un "trozaco" de queso puesto ahí sin gracia, igual que en el mío.

Nos íbamos pensando que  no teníamos intención de volver y entonces "sorpresa", veo un animalito sospechoso, corriendo por la pared tan feliz, tan campante, paseándose por su casa como si cualquier otra cosa y digo en alto: ¿eso es una cucaracha? mi novia se levantó sin pensarlo dos veces y se lo dijo a uno de los trabajadores, se acercó, la vio y la quitó con el guante que tenia en la mano, se disculpó accidentada y nos ofreció cambiarnos de mesa. Aseguró que acababan de fumigar y de limpiar todo el local y prometió que al cerrar revisarían el establecimiento.

En fin, nos marchamos de allí con mal sabor de boca, normal, no teníamos intención de aparecer más por allí simplemente por la comida, pero la inesperada visitante a comer con nosotras en la mesa ya fue demasiado.

¿Os gusta la "comida basura"? ¿Cómo veis la calidad de los establecimientos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada