lunes, 26 de octubre de 2015

Felicidades mamá

El otro día fue el cumpleaños de mi madre y como vivo en otra ciudad me perdí, como siempre, la celebración. Me mandaron fotos de la comida, de la tarta,  de las velas y de mi familia con ella.

Y por esos detalles piensas que es un asco vivir fuera, que nunca estás y te pierdes todas las cosas buenas que suceden (también las malas, es cierto) y te dan ganas de volver para no marcharte más, de instalarte allí definitivamente, de no volver a perderte un cumpleaños más de mamá.

Te entra la "neura" de que echas todo de menos, la familia, los amigos que dejaste allí... se apodera de ti una añoranza y una pena de que tus padres se hacen mayores y tú estás lejos, de que no puedes ayudarles cuando hay problemas, de que en todo el año apenas les das abrazos y besos.

Personalmente reacciono mal y me hago una coraza, prefiero no pensar demasiado en ello y así no los paso tan mal -o eso me digo como consuelo- tampoco tengo otro remedio ni alternativa de momento, así que...

El caso es que desde aquí quería dejar constancia de la felicitación a mi madre, aunque esté lejos y no lo lea, ni se entere porque no es lo suyo las nuevas tecnologías.

Quiero escribirlo porque deseo que todo el mundo se entere de que es la mejor madre del mundo, aunque se equivoca y a veces mete la pata como madre, pero siempre menos que yo como hija y lo más importante es que siempre está ahí para mí aunque le haya hecho daño y sé que me defendería ante el que fuera y que todo lo que hace por y para mí, sea de la mejor o peor manera, es siempre pensando en mi bien y en que me quiere y no dudo de que mi hermano y yo somos lo más importante en el mundo para ella.

Muchas felicidades mamá, te quiero mucho, gracias por todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada