jueves, 31 de diciembre de 2015

Noche Vieja

Un año más como todos los 31 de diciembre, los jóvenes y no tan jóvenes después de dar las campanadas nos disponemos a salir a esos cotillones y demás fiestas con nuestra entrada comprada con días de antelación y con ganas de pasarlo muy bien.
Pero ¿os habéis parado a pensar por cuanto nos sale, entre unas cosas y otras, la ultima noche del año?

Os cuento un poco por encima como han estado los precios últimamente, claro está que varían dependiendo de cada emplazamiento y ciudad.

Podemos encontrar entradas básicas a fiestas, de una consumición por 20 € y otras de hasta 60€ tranquilamente con barra libre, aperitivos -por si no has comido lo suficiente en casa- los churros con chocolate -para irte con el cuerpo asentadito después de tanto alcohol- y ademas el servicio de guardarropa.

Pero aquí no acaba la cosa ni mucho menos. Al precio de la entrada le tenemos que añadir el de la ropa, zapatos y complementos que vienen a sumar otro pico curioso y que nos puede salir mas caro incluso que propia entrada.

¿Total de la noche? pues entre 70 y pico 200 o 300€ por poner unas cifras asequibles y todo para llegar después a casa demacrado y reventado -porque no creo que sean muchos los que lleguen de vuelta igual que se fueron- y al día siguiente con  una resaca monumental.
Los que puedan dormir la borrachera, estupendo, pero la mayoría tendrán que seguir despiertos y manteniendo el tipo y la compostura para el almuerzo familiar del día 1 de enero.

Así que, para todos los que salgan y los que no, espero que podáis pasarlo bien con la compañía que cada uno prefiera o que le toque y tened cuidadito que la noche es muy larga y el año mas.

Feliz año nuevo a todos y todas desde La Roca más Diamante del mundo.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Verba volant, scripta manent

Me gusta vernos y que no nos haga falta hablar, que simplemente paseemos camino al lugar donde vamos a cenar y vayamos tan a gusto que si solo nos decimos unas pocas palabras y nos damos varios empujones todo es perfecto.

Me siento bien cuando me sonríes y me miras con esa cara que debe ser la misma con la que yo te miro a ti y que dice tantas cosas sin que pronunciemos palabras.

Nos conocemos demasiado y cuanto más tiempo pasa y es grande la distancia más nos queremos y más nos entendemos y más nos hacemos falta aunque tengamos nuestras vidas y el día a día nos tenga lejos a la una de la otra.

Siempre se nos hace poco vernos, los años pasan y solo podemos reunirnos de vez en cuando, pero lo importante es que lo hacemos y que ni lo dudamos.

Tener a alguien como tú es increíble, pondría sin miedo a quemarme, la mano por ti, sé que puedo contarte cualquier cosa, te parezca mejor o te parezca peor vas a escucharme y a regañarme si lo ves mal o a darme confianza si crees en ello.

Sé que nunca las personas pueden darse al cien por cien lo que necesita la otra pero no me importa, cuando te necesito estás ahí, para escuchar, para apoyar, para ayudarme y lo mejor es que sé que tú también tendrás siempre todo eso de mí y que no lo dudas.

Te echo de menos, te vería otra vez mañana, te daría otros cien besos y te abrazaría más, te picaría sin cesar porque me encanta hacerlo y a ti te encanta hacerlo y cuanto más nos decimos esas cosas más nos queremos.

Me hace muy feliz poder tenerte, poder saber que sientes por mí lo que yo siento y aunque sé que no te gusta decirlo de determinada manera, ya sabes que clase de amiga eres para mí, la más importante, la más especial, sería un honor que tu niña y yo tuviéramos el mismo nombre...

Raspita, seca, borde, rancia... amiga especial, te quiero María.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Gomaespuma. Olvidos II

Duele porque ahora era yo quien necesitaba tu ayuda y tú no has hecho nada, solo has cortado por la calle de en medio y has dicho adiós, hasta nunca y aún no lo entiendo.

Duele porque he dejado de hacer mil cosas de mi vida diaria por ti, cuando tenía que estudiar porque había exámenes, cuando echaban algo en la tele que quería ver, cuando tenía que salir a la calle o hacer algo en casa o con alguien... lo he parado todo si me necesitabas tú, he perdido horas de sueño y no me ha importado, me han dado las 4 de la madrugada o más haciendo skype o hablando por teléfono, te he aconsejado, te he escuchado, te he dedicado tantos segundos en este tiempo que si miro atrás ni me lo creo.



No, no estoy echándote ninguna cosa en cara, lo he hecho porque lo sentía así, porque quería hacerlo, porque eras mi amiga, una amiga demasiado especial y porque te quería.


Nunca he lamentado hacerlo ni creía que era tiempo perdido y ni una sola vez te he dicho que no estaba para ti.

Has cambiado, me has dejado ahí, lejos de ti, no me has llevado a la par cuando yo tantas veces he tirado de ti y tú lo sabes.

Te he recordado mil veces quien eres y cuanto vales, lo que provocas en la gente, lo que eres para mí, lo que dabas a mi vida incluso cuando no eras capaz de ver nada de eso y te he hecho llorar, has llorado con mis palabras y yo he llorado contigo.
He llorado por emoción, por alegría, por miedo... al final por dolor y por sentir una infinita tristeza.

Hay menos un grado ahora mismo en Madrid, acabo de darme cuenta de que por eso aquí se le hiela a la gente el corazón.

Si eres capaz mira atrás, cierra los ojos, piensa lo mucho que te he querido y te quiero a ver si lo recuerdas...

Solo quiero que seas consciente de que te he cuidado siempre y de que en este ultimo tiempo que no he podido hacerlo igual -y que me reprochas- necesitaba que me cuidaras tú y no que me abandonaras.

Me daba miedo que pasara, me aterraba sufrir, a pesar de todo confié en ti... esta vez era yo quien te necesitaba.



continuará...

viernes, 25 de diciembre de 2015

Gomaespuma. Olvidos I

Ya ni se decirte que es lo peor. Solo sé que debo ser la persona mas imbécil del mundo porque pese a todo, a que no estas, a que no quieres estar ya para mí yo sigo estando contigo.

Si leo que estás mal, si me entero que estás jodida, sé -porque así lo siento- que querría estar ahí y decirte que todo se solucionará y que la familia y los amores y las clases y los ánimos tienen todos arreglo y que los problemas son pasajeros y buscaremos una solución, juntas, como antes.

Me gustaría decirte que ya sabes que yo siempre estoy aquí, que te escucho, que tengo ganas de darte abrazos de tres horas como aquellos de los que siempre hablábamos y que pase lo que pase siempre te querré muchísimo y serás mi "peque".

En ciertos momentos se me olvida que tú ya no estás, que has decidido que no valgo la pena en tu vida, que solo te doy quebraderos de cabeza y problemas. 
Que curioso que sea eso mismo lo que tú me das a mí y de todas maneras te quiero, será que me acuerdo aún que eras mi lluvia de colores.



Me duele que no te hayas dado cuenta de que siempre estaba para ti y que hace dos meses y sobre todo el ultimo mes he sido yo quien ha estado jodida y tú ni te has enterado.

Me parece increíble que hayas visto mis actos como una traición o una amenaza, sé que me conoces y antes nunca hubieras creído que mis palabras han sido ataques y cosas echadas en cara.

No sé que te pasa pero me hace daño porque yo lo único que estaba haciendo era llamar tu atención así y pedirte que regresaras porque te habías ido y no te encontraba, me hacías falta, te necesitaba y tú te estabas alejando y olvidando de mí, mirando en una dirección que me resultaba extraña.

No me has visto. He estado apareciendo en tu camino como he podido pero ni te has enterado de mi presencia y te has ido apartando sin avisar.

No sé cuando te has marchado del todo. Solo sé el día exacto en que me he enterado yo.
Lo mas triste es que yo te he cuidado siempre, tengo toda la certeza y la conciencia tranquila, me da igual lo que puedan decir los que no nos conocen juntas a las dos.

Te he cuidado lo mejor que he sabido y hasta el límite de mis fuerzas, hasta que yo no pude más... tú no lo viste igual y llegó el abandono.


continuará...

jueves, 24 de diciembre de 2015

El 24 de Diciembre

En estas fechas navideñas que parece que se va a acabar el mundo con tanta comida, os invito a que me digáis que preferís comer y/o que coméis en vuestras casas.

Empiezo yo y os cuento las tradiciones en mi familia. Cuando era pequeña comíamos todos en casa de mis abuelos, padres, tios, nietos... y teníamos los típicos entrantes de jamón, queso, lacón, chicharrones etc y por supuesto los langostinos que no podían faltar porque a todos nos pirran.

Luego mi abuela ponía sopa de marisco -que yo nunca comí, la verdad- y de plato fuerte el cordero asado traído directamente por mi tío desde Segovia, que para eso somos castellanos, que se note.

Después de toda la comilona y como si alguien se hubiera podido quedar con hambre se ponían las bandejas de turrón, polvorones, mazapán y demás productos típicos dulces.

Cuando todo eso acababa empezaba la sidra, los villancicos y las panderetas y te ibas a dormir a las tantas cansadísima aunque más feliz que un regaliz.

Desde que que ya somos solo unos poquitos a comer y no se celebra el festejo en casa de mis abuelos, el menú que se come la noche del 24 es bastante menos pesado, hacemos una cena de picoteo -como me gusta a mí llamar- que consiste en: langostinos tigre para todo el personal, seguido todo de unos platitos muy bien preparados de jamón, lomo, chorizo, surtido de queso varios y sorprendentes (y digo esto porque siempre encuentra mi padre alguno nuevo que no hemos probado -es muy cata caldos el hombre-), también comemos salmón ahumado, foi y canapés varios a gusto de cada uno de los que nos sentamos a la mesa, hornazo de Salamanca (que lleva lomo, chorizo y jamón) y ya el elemento diferente de cada año, como pueden ser volovanes rellenos, pastel de verduras o lo que vayamos innovando.

La verdad es que en mi casa no somo muy de carnes en salsas o pescados pomposos, así que nos ponemos morados con esos entrantes y después pasamos directamente a nuestra otra pasión, los dulces.

En el postre nos ponemos las botas con una bandeja de turrones varios -que he preparado yo antes con mi padre como es tradición nuestra- acompañada de otra con polvorones y mazapanes, regado todo ello con cava rosado para que no nos atragantemos.

Con lo cual, te vas a dormir como si te hubieras comido un cochino y para el día siguiente comer supongo que como en la mayoría de las casa más de lo mismo.


Pero lo mejor de todo ese festín es la compañía en la que te lo comes todo. Así que solo decir: Que paséis una noche estupenda con quien os toque u os apetezca y Feliz Navidad a todos desde La Roca mas Diamante del mundo.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Gomaespuma. Saliendo del tren.

Ya he llegado a Madrid. ¡Esta ocasión es tan diferente! La ultima vez que vine fue hace tres meses, traía nervios en la maleta, ganas de conocerte, de darte un abrazo, de verte en persona y de traspasar por fin la pantalla que era lo único que nos acercaba.



Enlace permanente de imagen incrustada

La estación estaba vacía, he recordado que en septiembre querías venir a toda costa a buscarnos y cuando he salido he sentido un vacío en el estómago y el corazón me ha dado un vuelco porque por un segundo pensé: ¿Y si viene? ¿Y si está ahí'? ¿Y si después de todo, esto está siendo un mal sueño y me despierto?



No has aparecido, evidentemente. Salimos deprisa de atocha, cogimos un taxi y nos marchamos sin más pena ni gloria hacia casa.

Nunca he relacionado Madrid contigo pero estas son las primeras vacaciones en las que venimos a la ciudad después de todo lo que ha pasado y me cuesta.

Debía ser una visita bonita y emocionante. Iba ha ser feliz porque siempre vemos a la familia y a mis mejores amigos y esta vez también estabas tú. La segunda vez después de conocernos en persona.

La primera había sido tan rara. Yo estaba cortada y poco cariñosa al principio. Tú eras una verdadera lapa, todo el rato dando besos, buscando abrazos, sonriendo y yo casi no te miraba.

Decías que te miraba a los ojos a destiempo, casi siempre cuando me ponía nerviosa y se supone que debía bajarlos. Te hacía gracia, eso y mis tics al estirar el cuello. 

Sabía que no ibas a ser capaz de aguantarme la mirada.                                                                                                             
                                                                                                                                    
  continuará...

domingo, 20 de diciembre de 2015

Novedades

Buenas noches mis queridas rocas, mañana toca nueva entrada y quería contaros que vamos a empezar con una especie de relato semanal.

Es en forma de cartas escritas pero sin respuesta, solo de manera unilateral, como si la protagonista ni siquiera las mandara, solo las escribiera.

Parecido a un diario podríamos decir, pero siempre con ese genero epistolar, que sinceramente me parece muy íntimo, muy inspirador y que particularmente me encanta. 

Espero de corazón que os guste. 

jueves, 17 de diciembre de 2015

Carrera

Hace unas semanas nos dieron a mi novia y a mí el domingo. No empezaba especialmente bien porque teníamos que ir hasta el ambulatorio del centro, es decir, el que está abierto para las urgencias porque es allí donde, entre otras cosas,  ponen inyecciones los fines de semana.

Así que nos levantamos bastante pronto para coger el autobús porque además el fin de semana hay menos viajes y cuando llegamos a la parada más cercana empezamos a ponernos de mal humor porque era la hora de que pasara y por ahí no aparecía ni el tato.
Había bastante gente más esperando y alguien que pasó nos dijo que iba a tardar  porque había una carrera, una media maratón que se disputaba a esas horas y que pasaba justo por el recorrido que hacia el bus, uno que, mira que casualidad es el que justo llega al hospital, el único que va directo hasta allí, ¡para una urgencia vamos!

Así que ni cortas ni perezosas echamos andar pensando que acabaríamos llegando antes caminando al centro de la ciudad.
Unos pocos metros más y nos encontramos con uno de esos puestos donde los corredores pueden coger agua, además de varios policías y voluntarios y por supuesto la calle cortada par los coches y de nuestro autobús.

Llegamos tan oportunamente que justo pasaban los corredores en ese momento y vi algo que me dejo flipada: los voluntarios les daban botellas pequeñas de agua abiertas prácticamente al vuelo y casi todos ellos daban un trago o se echaban un poco en la cabeza o la cara y luego la tiraban al suelo.
Flipé, vi una tras otra tener el mismo final, todas las botellas llenas a un 80 o 90 por ciento de su capacidad tiradas, desperdiciadas por la carretera y yo alucinando por la cantidad de agua que no iba a valer para nada y el dineral en botellas que también iba a la basura. Es que es pensarlo y me pongo de mala leche porque aun no lo entiendo.
He de decir, en honor a la verdad, que unos pocos cogieron la botella, dieron un trago y la conservaron en la mano para seguir aprovechándola.
En fin, que yo aun estoy alucinando, tuvimos que ir y venir andando del centro a casa porque ni autobuses ni coches podían pasar por allí y encima ver como se tiraba el agua. De traca, vamos.

¿Os parece bien que las pobres botellas de agua tuvieran ese final?  ¿Soy yo la que exagera por parecerme tan mal?

lunes, 14 de diciembre de 2015

Esos maravillosos padres

Sé que este post no va a ser del agrado de todos y que quizá muchas personas, sobretodo padres se me van a echar encima después de leerlo. Pero me parece interesante escribirlo, contar como veo yo las cosas en este tema y que quizá más de uno reflexione por si, quizá, llevo un poquito de razón en mis palabras.

La familia y los amigos siempre quieren lo mejor para nosotros, está claro y por encima de todo, los padres.

Ellos son los que nos han cuidado desde siempre y los que hacen y darían todo por sus sus hijos sin ninguna duda.

Pues aquí es donde yo quiero llegar, no dudo de las intenciones buenas de todos nuestros progenitores, independientemente de que luego puedan desarrollar mejor o peor esta tarea de educarnos y mimarnos.


Estoy harta de ver a madres llevando la mochila pesada de sus pequeños para que no sufran dolores de espalda, padres que echan a correr cual rayo cósmico si ven que su princesa se ha tropezado con los patines y puede merendarse en suelo, igual que un largo etc de circunstancias y sucesos similares donde a los adultos les va la vida.


Bien, hasta aquí perfecto. Pero todos esos que tanto vigilan la buena alimentación de sus hijos con productos de buena calidad y todo natural, que pagan fortunas en actividades extraescolares para que sus hijos sean ministros, que les compran todos los juguetes y artilugios de moda para que los niños no se sientan discriminados, que los llevan el domingo al circo, al zoo o al parque de atracciones, que no salen con amigos porque hay que respetarles las horas de las comidas y la siesta, que solo les dejan ver programas educativos, ¿no se dan cuenta de que hacen algo tan horrible, algo tan perjudicial y altamente dañino para sus hijos -y evidentemente para ellos- como hartarse de fumar en su presencia?


Sí, quizá yo soy una exagerada, a lo mejor he dado mucho bombo y muchas vueltas para llegar a esto, pero es que me parece totalmente ridículo tanto cuidado y luego hacer cosas como fumar delante.


Los padres hacen tonterías malas para un niño como comprarles comida basura para quitarse de cocinar o darles zumos prefabricados y bollería industrial por no hacerles un bizcocho casero, un bocadillos o un zumo natural de frutas, les dejan ver películas para mayores de edad que luego crean traumas, les compran videojuegos y les "endiñan el móvil" cuando dan guerra para que les dejen en paz en vez de salir al parque a que jueguen con otros niños y se manchen si hace falta o darles para entretenerse un libro.


No es cuestión de que los niños sean perfectos ni tampoco los padres, pero sí de que a veces sean más conscientes de como crían a sus hijos.
Sí, todos van a crecer y desarrollarse, sí, todos van a hacerse adultos igualmente, pero que diferencia si son hombres y mujeres cariñosos, respetuosos, amables, conscientes de las cosas buenas y malas y con capacidad para elegir libremente lo que es mejor y no que sean vagos e hipócritas, agresivos y maleducados, por decir unos ejemplos.

Ninguno hacemos todo bien, eso está claro y lo sé porque yo soy la primera que me equivoco cada tres pasos, pero al menos pensemos un par de minutos en ello.


¿Sois buenos padres? ¿Fumáis delante de vuestros hijos? ¿Discutís como histéricos y ellos os ven? Espero vuestras opiniones.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Seamos seguidores

                       La idea de esta entrada es que nos ayudemos entre bloggers.
Esto es muy fácil, consiste en que vosotros sigáis mi blog y comentéis esta entrada 
                          poniendo el link a vuestro blog y yo también os sigo.
Después os lleváis esta imagen y esta explicación a una entrada en vuestro blog para que                               otros os sigan y vosotros sigáis a los que os comenten.
                     No tienes que enlazar nada ni nombrar a ningún otro blog.
                           Si quieres puedes poner esta imagen como banner. 
            Sería para que otros blogger encuentren más fácilmente la entrada.
                                             Solo es publicar y devolver.



jueves, 10 de diciembre de 2015

Guerra de los mundos

¡Como son las cosas el ser humano! Desde que conoce la tecnología es incapaz de hacer nada sin ella, se ve atado de pies y manos para lo que antiguamente se hacia a mano.

Todo esto viene a que por ejemplo he ido más de un día al ambulatorio por una consulta normal y el médico se sentía paralizado para atender a los enfermos que estábamos allí y todo porque el ordenador se había puesto "en huelga" no tenia ganas de andar, vaya.

Por otro lado también quiero comentar hasta que punto dependemos de la tecnología, aprovechando para hacer crítica a un comportamiento vergonzoso en este mismo ambulatorio.

Tenemos a los enfermeros que parecen que no entienden cual es su trabajo (con esto no quiero decir que sean todos, que hay de todo en la viña del señor) y esto es porque sé de una paciente (que es alguien cercano a mí así que tengo la anécdota que casi primera mano) que fue hace unos días a por tiras para la máquina de mirar cual es la glucosa que tiene en sangre y se encontró con todo problemas.

Los enfermeros le dijeron que tenía que sacar cita para enfermería. Bien, hasta aquí todo normal aunque su doctora momentos antes dijo que si era para ella debían dárselas en ese instante, sin más excusas ni retrasos.

Pues no consintieron recetarle las tiras en el momento sino que le dieron hora para otro día. Con su cita en mano, la mujer se dio cuenta de que la cita es para dos meses después.
Aquí viene el problema, siendo necesario un control exhaustivo de 3 o 4 veces al día de la glucosa ¿qué tiene que hacer esta mujer mayor para que un simple enfermero teclee dos tonterías en ordenador y que pueda sacar las tiras?

En fin, que cuando tenemos tecnología para el beneficio de todos nos encontramos con gente incompetente, irresponsable y sin luces que prefiere pasar de la humanidad o mejor dicho, se pasa el tiempo jugando con el móvil en vez de darle lo que necesita una persona.
Justo no hacerlo puede llegar a causarle a la paciente un bajada o subida de azúcar descontrolada y crear serios problemas o incluso la muerte. Así esta la sanidad, familia, no os pongáis malos por vuestro bien.

¿Habéis tenido malas experiencias con las modernidades?

lunes, 7 de diciembre de 2015

Yo sí soy listo

Desde luego si te pones a pensar, cada dos por tres se tienen anécdotas que contar del día a día y ayer como no iba a ser menos, sucedió algo digno de ser contado, en mi humilde opinión.

La cosa fue que necesitábamos un cable para la televisión (no vayáis a ser cotillas y preguntar para qué, cómo ni de qué manera porque yo de eso no entiendo y solo sé que era un cable) así que fuimos con unas amigas en busca de él, pensando que sería pan comido, comprarlo y listo.
Pero nooooo, ¿para qué iba a ser todo tan fácil de primeras? una de nuestras amigas -mira tú por donde- es experta en estos temas - una friki de la tecnología, vamos- y cuando entramos en la tienda fue ella quien se acercó al dependiente para pedirle lo que nos hacía falta.
Él con toda la cara de perdido coge y le dice que no lo tienen y que básicamente no tenía ni idea de lo que le estaba hablando.

Bueno, nuestra amiga ya empezaba a poner cara de indignación. Llegamos al pasillo donde estaban los cables oportunos y volvió a preguntar a otro joven que parecía de la sección y que debería estar más avispado que el anterior.
Minuto y medio más tarde a nuestra amiga ya empezaba a hinchársele la vena del cuello y la de la frente.
Evidentemente en este caso tampoco sabían de que hablaba, de hecho a mí me parecía entender que el trabajador le aseguraba no solo que no tenían lo que pedía, sino que no existía tal cosa.
¡Uh, la cosa como se ponía! nuestra amiga hablaba con toda la propiedad del mundo porque resulta que es, por un lado técnica superior en realización de audiovisuales y espectáculos y por otro técnica superior en desarrollo de productos electrónicos.

Sí, lo sé, a mí también me suena a chino porque yo lo que estudio es Derecho, pero para que nos entendamos, si sabe de algo es de tecnologías, de audio, de vídeo y de cosas electrónicas.
Así que estaba que trinaba, le ponían en duda sus conocimientos y su razón y yo creo que además el chico pensaba que las chicas no tienen ni idea de esos temas.
Al final no encontramos, está claro, lo que buscábamos porque no lo tenían, pero pudimos irnos con otro cable que también nos solucionaba el problema.
Lo que se dice irnos sin mayores acontecimientos fue solo hasta llegar a la caja para pagar. 

El dependiente nos dijo que costaba 2,99 Euros y cuando la cajera leyó el código de barras en la pantalla salió que teníamos que pagar 5, 99.
Bueno, sigamos con la batalla. Nuestra amiga, que ya estaba más que harta dijo a la cajera que ese no era el precio que nos habían dicho. Ella llamó a la sección y le aseguraron que el articulo valía lo que decía la pantalla. Le comentamos que las cuatro amigas habíamos entendido perfectamente 2,99 y que, de hecho, eso era lo que ponía en el cartel. No podíamos estar todos equivocados.

Nuestra amiga le dijo que entraba dentro a corroborarlo y la cajera tras comentarlo por teléfono al dependiente, colgó, marcó 2,99 euros y nos dijo tal cual:
    - Os lo dejamos a este precio porque habéis dicho que sino ibais a entrar.
Nos cobró  y salimos de la tienda. Una vez fuera aún había disconformidad, con la misma dos de las chicas volvieron a entrar y otra amiga y yo esperamos fuera.

Poco después salieron sonrientes. Sacaron el móvil y nos enseñaron dos fotos; en la primera estaba efectivamente el cartel de 2,99 Eurosy en la segunda otro cartel de 4,99 justo de donde habíamos cogido el cable.

Conclusión: el vendedor nos había dicho 2,99, el otro cartel decía 4,99 y la cajera aún no contenta quería cobrarnos 5,99. en fin, todo de película mala, de verdad.

Después de esta peripecia de sábado por la tarde, solo puedo afirmar que las empresas contratan a empleados que no tienen ni idea de lo que venden, que si no hubiéramos tenido razón de verdad no nos habrían cambiado el precio y lo ultimo que puedo asegurar es que siempre hay que ir a comprar las cosas raras con una amiga experta.

Y ahora por favor dadme vuestra opinión ¿Vosotros también sois listos? ¿Os toman por idiotas en las tiendas? ¿Tenéis un grupo de amigos en el que cada uno sabe de una cosa y entre todos sabéis de todo?

jueves, 3 de diciembre de 2015

Falsas esperanzas

Este post quizá va a ser un poco raro, pero me ha venido la idea así de repente y me ha apetecido escribirlo.

Internet es un mundo interminable, sin principio ni final, algo así como el mismísimo universo, hay de todo, está claro y podemos encontrar buena gente, mala gente y gente intermedia, por así decirlo.

Hace poquito que tengo este blog, pero sé lo suficiente como para afirmar que las redes sociales y demás webs se alimentan de personas, de seguidores para ser mas exactos y tengo claro que todos necesitamos de todos y que mejoramos y avanzamos, que crecemos y aprendemos con la ayuda de unos y de otros.

Mi cuenta de twitter del blog tiene cerca de 500 seguidores y con poco más de un mes el blog tiene 26 seguidores directos, ¿no es mucho? bueno, no es poco para no llevar ni dos meses y sinceramente estoy muy orgullosa de ello.

A veces hablas con diferentes blogueros y personas que no lo son y nos invitamos a seguirnos y a compartir nuestras entradas, a darnos likes en los post y a comentarnos. Con ello conseguimos lo que decía antes, ayudarnos a crecer y a llegar a más gente y es algo que particularmente me parece maravilloso.
Es increíble ver un nuevo seguidor, un comentario, un me gusta, un retwiteo y otro +1 en google + o que alguien te haya añadido a sus círculos... en fin, te hace sentir que lo que haces le gusta a los demás y que vale la pena.

Me he dado cuenta de que hay varios tipos de personas por las redes sociales, lo cuento según mi experiencia propia y por esa manera los voy a clasificar.
Primero están las personas a quienes invitas a seguir tu blog y nunca contestan, luego los que te contestan y te piden que también les sigas tú y muy amablemente los dos nos seguimos. 
Además tenemos los que son tan simpáticos y buena gente que empiezas a hablar con ellos incluso hasta ser amigos.
Los últimos de la lista son los estafadores, los timadores, los agonías, esa especie que se hace la simpática, que te contesta, que te invita a seguirle, que asegura que te dará follow y cuando ya te tiene de seguidor... puffff desaparece, no te corresponde y nunca más te habla y ya no hay persona educada, ni simpática, ni sincera y ni mucho menos "legal".

Me parece que está absolutamente feo ser de esos, no cuesta nada echar una mano, no causa molestia ni dolor ayudar y sobretodo cuando la otra persona se ha molestado en ayudarte a ti, en serio, es bueno darse cuenta de esto y rectificar.

Estos comportamientos dicen mucho de las personas, desde luego, porque son los pequeños detalles los que nos hacen enormes y los que agrandan o encojen el corazón y el alma.
Hoy por ejemplo invité a un escritor a seguirme en el blog y él me invitó a ver el booktrailer de su novela. 
Nos hemos retwiteado y me ha ayudado muchísimo con bastantes dudas que tenía acerca de publicar, así por la mera bondad de su persona y tras pedirle si podía preguntarle cuando me surgiera algo más, me ha dicho enseguida que encantado. 
En fin, creo que no tengo que añadir nada más. Solo me queda dar las gracias a quienes me leéis y seguís, a quienes compartís mis entradas y comentáis, sin vosotros no seria posible nada de esto.

¿Cuántas veces os habéis encontrado a este tipo de gente? ¿Creéis que hay más clases?

lunes, 30 de noviembre de 2015

Fútbol

El fútbol saca lo peor del ser humano, no entiende de sexo, religión, ni edad. Y aquí viene mi gran duda: ¿es un deporte educativo? me pregunto esto por hoy he ido a ver partido de chicos de 10 años y la verdad es que no jugaban "limpiamente".
Con esto me refiero a que el propio arbitro permitía que se dieran empujones, se levantara la pierna con intención de darle al balón hasta la altura de la cabeza de otro niño, por no hablar de agarrarse de las camisetas para que no avance su oponente o poner las zancadillas a mala leche.

Todo esto permitido por un arbitro a quien le hacen un examen para estar titulado. Digo yo ¿no entra en todo esto enseñarles a los niños a jugar con deportividad y sin agresiones?
Pues debe ser que no porque lo último que me ha quedado por ver ha sido como el propio titulado para hacer de juez en el deporte, empuja a un niño en el pecho para echarlo hacia atrás y contar los pasos de distancia.
Evidentemente el niño le ha contestado y le ha dicho: "que soy un niño no me empujes". Así que a mí el fútbol me hace plantearme muchas preguntas.

En este partido los jugadores eran niños y creo que los entrenadores como uno de los pilares de los chicos, junto con los padres y profesores, son personas que están ahí para educarlos y que sean un poco cívicos ¿no? 
Después no se les recrimina el mal comportamiento que tienen con su adversario, deberían corregirlos desde la base. 

Se dice que para que un árbol crezca derecho hay que ir guiándolo con un palo y con los niños pasa igual -pero sin el palo, no me malinterpretéis- me refiero a que hay que ir corrigiéndolos desde pequeños para que después no ocurran de mayores las cosas que pasan (agresiones, faltas de respeto,...)

Con esto solo quiero decir que pongamos todos un poco de nuestra parte y demos una buena enseñanza y modales a nuestras semillas en todos los aspectos de la vida. Por un futuro mejor.

¿Os gusta el fútbol? 

jueves, 26 de noviembre de 2015

Regalos de navidad

Estamos en unas fechas del año en que si sois medianamente previsores ya habréis empezado con la ardua tarea anual de comprar los regalos de navidad.
Quizá algunos andáis tan sumamente espabilados que los tenéis todos comprados, envueltos y hasta etiquetados y bien apilados en un lugar seguro de la casa.

Pues enhorabuena, yo no he tenido tanta suerte este año y que conste que ya me he paseado por tiendas varias y diversos centros comerciales y grandes almacenes.
Pero nada, no sé si es que mi familia es muy complicada para regalar -¿qué santa familia no lo es?- o es que yo soy muy torpe en este tema o simplemente ando un poco... bueno, bastante espesa este año con este asunto.
He buscado por Internet y tampoco he salido muy airosa con este método y menos ayuda aún he obtenido preguntando a los destinatarios.

Total, que ando un poco histérica porque ni me entran por el ojo libros, ni música o películas, ropa ni complementos y cuanto más se acerquen las navidades más gente habrá por todos lados y menos ganas de sumergirse en las compras.

Así que supongo que hasta que no empiece a tener algún regalo no comenzaré a relajarme y como ando más perdida que el barco del arroz os animo a que me hagáis sugerencias de regalos sobretodo para mi padre, ¿os animáis a ayudarme? venga, contadme, ¿qué vais a regalar a vuestros padres?

¿Qué me aconsejáis que regale al mío? 

lunes, 23 de noviembre de 2015

Cosas de familia

El otro día estaba en el médico tan tranquila, esperando a que llegara mi turno y ya se sabe que las salas de espera son muy interesantes y puede pasar de todo.
Estaba sentada tan normal con mi novia y no imaginábamos en ningún momento lo que iba a suceder a continuación.

Una familia que estaba allí esperando empezó a revolucionarse y a hacerse notar. Teníamos una madre, el marido y dos hijos -hombre y mujer- ya de una buena edad, quizá de unos cuarenta años tranquilamente.

Llovía y casi todos los que estábamos allí nos encontrábamos con paraguas en mano, incluida la matriarca del clan que era la que parecía cortar el bacalao en la casa.
Al principio estaban todos sentados y no creo que nadie hubiera reparado en ellos, pero de repente la madre empezó a dar vueltas y a decir que no quería que nadie entrara con ella en la consulta, el padre empezó a opinar  con la hija y a decirle que estaban allí toda la familia para saber que pasaba con ella.
El hijo que parecía tener bastante mala leche o cuando menos estar hasta el moño de tonterías, empezó a decir que había faltado al trabajo para eso y que entraba a la consulta se pusiera como se pusiera.
La madre no dejaba de pasear y de mover el paraguas, le decía al hijo que se fuera a casa, que no le dejaba entrar a él ni a ninguno.

La gente los miraba porque aquello era como una película mala de esas de sobremesa, pero que ves cuando no hay nada más que hacer.
Yo ya empezaba a observar sin ningún pudor porque la cosa se iba poniendo interesante.
La madre empezó a meterse con el hijo, él la miraba con cara de odio y le daba lo mismo que aquella sala estuviera llena de gente; en uno de los ataque de la madre él se levantó y le puso la punta del paraguas en el cuello amenazándola, el asunto ya se iba poniendo castaño oscuro.
La mujer repetía que entraba sola a la consulta, el hijo decía otra vez que había pedido el día libre y que quería ver que le pasaba a su madre y el marido y la hija comentaban por su lado.

La madre volvió a ponerse de pie y a pasearse, dijo que no entraba, que se fueran todos, que ella se iba al mercadillo y se largó escaleras abajo. 
El hijo iba a ir detrás y la hermana le dijo que la dejara sola; un rato después salió a fumarse un cigarro y a comprobar que la madre estaba en la calle y no se había largado sin avisar; parecía capaz, desde luego.

Al rato subieron los dos, el hijo tenía una cara de mala hostia que no veas y la madre, la verdad es que parecía un poco desequilibrada, yo creo que iba al médico para que le mandaran tranquilizantes o algo parecido.

Se sentó otra vez alejada del resto de la familia y empezaron de nuevo con el tira y afloja, llegaron al acuerdo de que ella contaba al médico lo que le pasaba y el resto de la familia entraba a condición de que permanecieran absolutamente callados.

Aún así la cosa no se calmó, la madre se levantó otra vez y desde la otra punta de la sala de espera puso la mano como simulando una pistola e hizo el gesto de disparar al hijo, ¡ooohhh! ¡para que te digo más!

El chico se levantó como una bala y fue a por ella, la cogió del brazo y la metió por otra sala a decirle algo, con lo que no pude ver que ocurría, pero al poco entró de nuevo con la madre agarrada aún del brazo y los dos a punto de explotar.

El padre y la hija comentaban que la madre nada más que buscaba al chico para pincharle y hacerle saltar y a él le debía de hacer falta poco para ello, está claro.

Unos minutos después me llamaron a la consulta y no supe el final de la historia, pero me fui a casa con una sensación tan extraña de lo que había visto allí que me apeteció escribirlo y compartirlo con vosotros.

¿Habéis tenido alguna experiencia parecida? ¿Vuestras salas de espera so tan entretenidas?



jueves, 19 de noviembre de 2015

Comida con sorpresa

Me gusta la comida basura, lo admito, aunque no soy una habitual de sus locales, pero de vez en cuando no hago ascos a una hamburguesa o una pizza.
En esta ocasión fui a una de esas cadenas donde se comen montaditos y hay un montón donde elegir.

Confieso que antes iba más a menudo y que siempre encontraba fácilmente alguno que me gustara, el pan estaba bien y el relleno no era para quejarse, salmón, foi o anchoas con otros ingredientes complementarios eran de mis favoritos.

Sin embargo, en periodos cortos de tiempo fueron cambiando la carta, distintos panes, ingredientes y hasta una variedad de montaditos dulces. Aquello ya no me termino de convencer ni por asomo y mira que yo soy muy fan de la repostería.

Total, que para mi la calidad de estos establecimientos ha bajado mucho, no me llenan ni me entran por los ojos y solo por aquello de que era el día en que tienen ofertas me decidí a entrar esta vez y comprobar si estaba en lo cierto y había hecho bien en no volver a entrar desde hacía años o si me equivocaba y podía volver alguna vez.

Para empezar el local estaba bastante desierto aun siendo casi la hora de comer y el día de la semana en que los productos están a buen precio.
Es cierto que el servicio ha sido bueno, los trabajadores simpáticos y atentos, hasta nos trajeron el pedido a la mesa. Las patatas con bacon y queso que comimos estaban buenas y los montaditos estaban bien hechos, pero la verdad es que en el mío que llevaba salmón, se notaba la baja calidad y el refresco de cola sabía a marca blanca porque era más "aguachurri" que otra cosa y el de mi novia que tenia pollo, queso y salsa de mostaza y miel era bastante insípido y más que nada predominaba un "trozaco" de queso puesto ahí sin gracia, igual que en el mío.

Nos íbamos pensando que  no teníamos intención de volver y entonces "sorpresa", veo un animalito sospechoso, corriendo por la pared tan feliz, tan campante, paseándose por su casa como si cualquier otra cosa y digo en alto: ¿eso es una cucaracha? mi novia se levantó sin pensarlo dos veces y se lo dijo a uno de los trabajadores, se acercó, la vio y la quitó con el guante que tenia en la mano, se disculpó accidentada y nos ofreció cambiarnos de mesa. Aseguró que acababan de fumigar y de limpiar todo el local y prometió que al cerrar revisarían el establecimiento.

En fin, nos marchamos de allí con mal sabor de boca, normal, no teníamos intención de aparecer más por allí simplemente por la comida, pero la inesperada visitante a comer con nosotras en la mesa ya fue demasiado.

¿Os gusta la "comida basura"? ¿Cómo veis la calidad de los establecimientos?

jueves, 12 de noviembre de 2015

¿Libro o película? Insurgente

Sí, soy una friki, los sabéis tan bien como yo, de pelis, series, sagas de libros y un largo etcétera y una de las sagas con las que estoy ahora mismo es Divergente.

Me leí el primer libro y vi la película, leí Insurgente y hace apenas unos días vi por fin su versión en cine. 
Estaba deseando verla porque el libro me encantó, lo leí en unas tres semanas ya que lo fui racionando esperando que me durara la aventura cuanto más mejor.

¡Es increíble lo que te puede proporcionar un libro! tranquilidad, felicidad, emoción, te da la calma en los momentos adecuados, te hace sentir genial, es vivir por un momento otra vida, otra realidad y te hace olvidar por un rato el resto de la vida y del del mundo.

Por supuesto la versión en película es mucho mas light siempre que el libro, se comen mucha trama, se inventan cuanto les apetece y yo particularmente suelo quedarme con ganas de más y me sabe a poco.

Admito que a veces agradezco partes que no cuentan de la historia, pero me da mucho coraje que añadan escenas a diestro y siniestro que son totalmente invención del director.
A mí personalmente me parece que muchas veces no tienen sentido y me dan ganas de adelantar esa parte de la película.

En Insurgente, por ejemplo, me sobra la escena de la pelea del vagón cuando se encuentran Tris, Cuatro y Caleb con los abandonados.
Creo que las partes del libro en las que sale el padre de Cuatro son bastante importantes como para que las hayan obviado tanto, sin embargo quizá sí agradecí que Tris y Christina se perdonaran aquí tan pronto.
El tira y afloja que Cuatro y Tris tienen en el libro no aparece en absoluto en la película, es totalmente imperceptible y quien no haya leído el libro, no nota el roce que hay entre ellos allí.
Por otro lado, se me hizo muy corta la estancia de los chicos en las facciones de Cordialidad y Verdad  y a los diez minutos de la película tuve la sensación de que ya iba por la mitad del libro.

Se reconocen muchas partes de la historia original, está claro, pero siempre hay fragmentos del libro que estás deseando ver como las harán en la película y te quedas con las ganas porque nunca aparecen. Eso me pasó con Harry Potter cuando esperaba ver la parte donde salía el hospital de San Mungo.

A pesar de todo ello, por supuesto la película me encantó y estoy deseando leer el siguiente libro y ver la próxima película porque me apasiona la saga.
Aunque admito que me veo en la contradicción de querer por un lado saber que pasa pero por otro de resistirme a ello pues en realidad no quiero que se acabe.

Los lectores apasionados, enamorados de la lectura y de todas las sensaciones que nos provoca un libro después de terminarlo, sufrimos un estado difícil de explicar al que no lee.
Es un vacío extraño como si acabáramos de perder algo o a alguien, pero acompañado de un placer indescriptible y de una plenitud que sí te llena por dentro y que te enriquece en todos los aspectos.
Leer es sacar del libro hasta el ultimo detalle, exprimirlo hasta sacarle todo lo que te pueda dar.
Por supuesto, no todos recibimos lo mismo, pero creo que un libro nunca puede dejarte impasible después de leerlo porque si has llegado a él, si ha llegado a ti, ya nunca serás la misma persona.

Igualmente debo admitir que el mensaje y el éxodo final de Insurgente es absolutamente emocionante, no puedo esperar para saber como continua y tampoco podría explicar toda la emoción que me produce.

Os invito a buscar el libro que pueda llegaros, a leer Divergente, Insurgente, la saga entera, a ver al menos las películas si no soportáis leer y deseo que todo ello os enriquezca al menos la mitad de lo que me ha enriquecido a mí.

¿Preferís la versión del libro o sois más de audiovisual? ¿Os molesta la libre interpretación de los directores?

lunes, 9 de noviembre de 2015

Realitys

La verdad es que mi post no iba a ser el que estoy preparando y de hecho ni siquiera se me había ocurrido antes escribirlo. Pero hace un momento vi una foto en una red social que se metía con la gente que ve realitys y una vez más me he sentido ofendida y no he tenido por mas que saltar.

Resulta que para la gente culta y sabia de este país, ver un programa como Gran Hermano o Supervivientes es de analfabetos, de chonis y poligoneras, de chulos de playa, ni nis y demás rastrojos de la sociedad, como cuando estaba la ley de vagos y maleantes en España, vamos.

Ahora ver estos programas es peor que ser un delincuente, es una vergüenza, una deshonra, casi motivo de desheredación, cuando menos.

Por supuesto estoy segura de que esos que lo dicen  solo ven las noticias, los documentales y los programas de economía, política, literatura y demás ciencias solo conocidas por nuestra élite, "of course".


Lo cierto es que, como mero apunte informativo, por ejemplo, en esta edición hay al menos 7 concursantes que cursan o ya han terminado una carrera universitaria.

Sí, la verdad es que las personas que entran son todas muy incultas, solamente tenemos desde un médico o una fisioterapeuta hasta una estudiante de psicología, otra de marketing e investigación de mercados, una de ADE, otra de periodismo e incluso uno de ingeniería eléctrica.

Pues mira tú por donde que yo soy una madrileña, estudiante de Derecho a la que apenas le quedan unas cuantas asignaturas para terminar la carrera, estoy además opositando para ser funcionaría, lo que más gusta en el mundo es leer y escribir, no soy -modestia aparte- precisamente una ignorante y sí, me gusta ver Gran Hermano, de hecho me encanta y no me pierdo la gala de los jueves, ni el debate de los domingos y veo hasta el ultimo hora de los martes; me alegro cuando sale uno que no me gusta y me cabreo cuando echan al que me "flipa", como me pasó esta semana con la expulsada.


Con esto tengo que decir que las personas que vemos estos programas no somos necesariamente unos incultos, ni unas personas sin cerebro o carentes de buen gusto y perdónenme la vida, por favor, los que adoran y prefieren ver, por ejemplo, series policíacas que a mí personalmente sí me parecen de mal gusto y que me ponen tan mal cuerpo que no las vería ni aunque me pagaran.

Creo que todos somos diferentes y que cada uno es libre de hacer lo que le parezca, ver lo que le guste en la tele, ser del equipo de fútbol que te apetezca y dedicar su tiempo libre a lo que le de la gana o a lo que más le llene.



Así que abrid un libro, ved la tele, salid a pasear, comed un pastel o aprended a tocar la guitarra, pero no juzguéis por estúpidas banalidades a los demás y por favor, sobretodo sed y dejad ser a los demás, felices.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Libros desmontables

Como creo que muchos ya sabéis, soy estudiante de Grado de Derecho, lo que conlleva meterse en esta cabeza, manuales de 300, 500 o incluso 1200 páginas para un examen, por cuatrimestre.

Tras varias peripecias hasta poder realizar la matrícula de este curso correctamente, hace unos días pedí por correo los libros que tenía que estudiar para la convocatoria de enero-febrero. Esta misma semana llegaron y cuando me puse a mirarlos para contrastar con los programas ¿cual fue mi sorpresa? el manual de Derecho del trabajo se cae a cachos, bueno, tampoco literalmente, pero sí puedo decir que se le despegan las hojas.

¿Cómo puede ser que después del dineral que cuestan los libros se le caigan las hojas? porque primero serán una y luego dos, pero después irán las demás detrás porque doy muchas leídas y paso mil veces las páginas.

Eso para empezar y para seguir que ni uno solo es de pasta dura, yo diría que ni de blanda vamos, parece una cartulina mala con un "plastiquillo" que brilla un poco para que no sea tan soso y que en pocos días se empezará a despegar, a romper y tendré que acabar poniéndolo todo entero de celo para que no se me desarme.

La cuestión es que cada libro vale más de 50 euros y es inadmisible que el encuadernado sea de tan poca calidad cuando no es un libro de adorno que colocar en la estantería, es un manual que llevas a todos lados, que trasteas, que metes en la mochila o en el bolso, que apilas con otros, que lo llevas en la mano por la calle, en el metro, en el autobús y no debería ser tan sumamente malo que pueda romperse a la primera de cambio.

Total, que el precio de los libros es absolutamente desorbitado, el de la matricula de la universidad tres cuartas de lo mismo y luego dicen que somo un país de burros, normal, si los padres no tienen para dar de comer a sus hijos en un país civilizado de Europa en pleno siglo XXI ¿qué podemos esperar? evidentemente no se lo van a gastar en carreras ni en libros de mala calidad, es el colmo.

¿Os parecen caros los libros? ¿También se os desmontan? 

lunes, 2 de noviembre de 2015

Tradicional o moderno

Lo confieso, para algunos aspectos de la vida soy una persona bastante tradicional o quizá el término más adecuado sería cultural, no lo sé, aún no me decido.

Al fin y al cabo he estudiado el bachillerato de Humanidades (sí, el de Latín y Griego) y soy una friki de las lenguas antiguas.

De un tiempo a esta parte parece que en este santo país nos gusta hacernos los modernos, ir de "progres" y de "guays" como si no nos bastara con la riqueza de nuestra lengua y adoptamos palabras que son de otros lugares.

Sinceramente eso es algo que me saca de los nervios, porque oye, si no la tenemos y hay que adoptarla, perfecto, pero sí la hay, ¡leche! vamos a usarla ¿no?

Vamos que lo que quiero decir es bastante simple y mucha gente se va a dar por aludida y lo mismo hasta se molesta, pero si lo pensamos bien, en serio, ¿no llevo un poquitín de razón?

El caso es que a mí me gusta apuntarme al gimnasio, no ir al gym, que las chicas se pongan mallas y no leggins, que tu abuela te de las croquetas en una tartera o fiambrera y no en un tupperware, que hagamos para merendar magdalenas y no muffins o cupcakes y tortitas no pancakes y sentarme a leer un tebeo de Zipi y Zape y no con un comic y no quiero ir a hacer running sino salir a correr.

Sí, lo sé, quizá este post sea un tontería, pero es que tenemos palabras para todas las cosas, el Castellano es una lengua tan completa que me fastidia que la cambiemos o simplemente la obviemos por hacernos los modernos.

Así que desde aquí reivindico el Español, el café y no el coffe, ir a jugar al baloncesto y no al basket, comer un perrito caliente y no un hot dog etc y ya que estamos y para despedirme, un saludo y ¡que viva la peseta!

¿Qué preferís vosotros, lo clásico o actual?

jueves, 29 de octubre de 2015

Buen viaje

El colegio. Ese mundo donde pasamos tantos años de nuestra vida y que nos marca después, aunque nos empeñemos en renegar de ello.
Allí tenemos profes, compañeros de clase que luego pasarán a ser solo conocidos y también amigos, verdaderos amigos que, si tenemos suerte, durarán hasta nuestra época adulta y para siempre.
Es cierto que crecemos y cada uno tomamos nuestro camino. A veces te encuentras un "compi" por la calle y te paras a darte dos besos, un abrazo y ya no se te va la sonrisa de la cara porque te apetece saber de él. Otras veces, no sé por qué, miramos los dos al suelo o disimulamos con el móvil para no decir ni un "hola"o simplemente cruzamos de acera. Es algo que bien pensado resulta absolutamente triste.

Hemos hecho demasiadas cosas con los chicos y chicas de clase como para olvidarnos tan a la ligera de ellos; hemos jugado en el recreo, nos hemos ido juntos de excursión, hemos compartido fiestas de cumpleaños, hemos hecho los deberes juntos cada día en la casa de uno, hemos probado los bocadillos de todos, nos hemos chivado los exámenes, nos hemos dejado copiar los deberes, hemos atado los cordones al de al lado y hemos salido de clase los primeros días de cole, con el compañero, de la mano; nos hemos limpiado los mocos, nos hemos dado balonazos, hemos comentado con vergüenza y sonrisas el chico o la chica que nos gustaba, nos hemos disfrazado, hemos dado caladas a los cigarros a escondidas en los baños... y ahora que tenemos más de treinta años ¿no somos capaces de saludarnos si nos vemos por la calle?

Hace unos días una amiga del colegio me escribió un wassap y me contó que un compañero, un amigo de la clase se había muerto hace un par de semanas en extrañas circunstancias. 
Se iba a celebrar una misa por él y me dijo que me lo contaba por si quería o podía acercarme a la iglesia o simplemente para que lo supiera. Es curioso que haya sido la única persona por quien me he enterado.

Este post no es para hablar de la muerte, ni del dolor, ni nada parecido, quizá lo único que quería era creerlo, asimilarlo, escribirlo para intentar entender como una persona con quien has estado tantos años de colegio y le has visto hacer tantas cosas se puede morir y ya está. No es la primera persona que se va y que yo conociera, está claro, pero aún no termino de tragar que desaparezcan personas con poco más de treinta años.

Se me viene a la cabeza el año en que en el amigo invisible de clase me tocó hacerle a él un regalo o el curso en que se sentaba delante de mí y cuando estábamos aburridos de escuchar al profe nos tirábamos en el suelo, pegados en la pared y detrás de la columna para hablar, contar chistes y perder un rato de clase.

Hace años que no habíamos vuelto a hablar, nos encontramos en la típica red social y nos añadimos como amigos. Me alegré de volver a saber de él, de volver a verlo aunque fuera en fotos y que pareciera ser feliz, estar bien.

Este escrito es mi pequeño saludo para ti y homenaje, estés donde estés ahora, espero que tengas una vida mejor, David. Buen viaje. 




lunes, 26 de octubre de 2015

Felicidades mamá

El otro día fue el cumpleaños de mi madre y como vivo en otra ciudad me perdí, como siempre, la celebración. Me mandaron fotos de la comida, de la tarta,  de las velas y de mi familia con ella.

Y por esos detalles piensas que es un asco vivir fuera, que nunca estás y te pierdes todas las cosas buenas que suceden (también las malas, es cierto) y te dan ganas de volver para no marcharte más, de instalarte allí definitivamente, de no volver a perderte un cumpleaños más de mamá.

Te entra la "neura" de que echas todo de menos, la familia, los amigos que dejaste allí... se apodera de ti una añoranza y una pena de que tus padres se hacen mayores y tú estás lejos, de que no puedes ayudarles cuando hay problemas, de que en todo el año apenas les das abrazos y besos.

Personalmente reacciono mal y me hago una coraza, prefiero no pensar demasiado en ello y así no los paso tan mal -o eso me digo como consuelo- tampoco tengo otro remedio ni alternativa de momento, así que...

El caso es que desde aquí quería dejar constancia de la felicitación a mi madre, aunque esté lejos y no lo lea, ni se entere porque no es lo suyo las nuevas tecnologías.

Quiero escribirlo porque deseo que todo el mundo se entere de que es la mejor madre del mundo, aunque se equivoca y a veces mete la pata como madre, pero siempre menos que yo como hija y lo más importante es que siempre está ahí para mí aunque le haya hecho daño y sé que me defendería ante el que fuera y que todo lo que hace por y para mí, sea de la mejor o peor manera, es siempre pensando en mi bien y en que me quiere y no dudo de que mi hermano y yo somos lo más importante en el mundo para ella.

Muchas felicidades mamá, te quiero mucho, gracias por todo.

jueves, 22 de octubre de 2015

En el autobús

Hoy me ha pasado algo yendo en autobús que me ha encantado, a pesar del horrible e impertinente día lluvioso, de la lucha de paraguas por la calle, de llegar a casa chorreando, he venido contenta.
No es que me haya sucedido nada del otro mundo, pero es algo que me ha hecho sonreír y creer en las personas, lo sé estoy "zumbadísima" pero el caso ya no tiene arreglo.

Soy de Madrid y he vivido allí toda mi juventud así que he montado mil veces en metro y he visto a muchísima gente con libros para entretenerse en el viaje, yo misma, de hecho.

También es cierto que eso era hace como 15 años y las personas aún no tenía esa obsesión actual por los móviles, primero porque no todo el mundo tenía en esa época y segundo porque sus aplicaciones no eran tan interesantes como las de ahora.
El caso es que hace más de 10 años que vivo en una ciudad más pequeña donde no hay metro, solo autobús y hoy a montarme en él... "milagro" he visto a una mujer con un libro entre las manos. 
Parecía como si fuera un bien muy preciado y lo acunara con cariño, además no era un libro cualquiera (bueno, en realidad no hay libros cualquiera) pero es que era uno de nada más y nada menos que María Zambrano, ¿no es genial? ¿quién lee en estos días a María Zambrano?, por favor, ¿qué maravillosa persona se escondería tras ese libro?

Dicen que los libros te recomiendan a las personas y seguro que aquella mujer del autobús es increíblemente inteligente e interesante y sino, yo así he querido creerlo.


No he sido capaz de recordar el título de la obra al llegar a casa para buscarla, pero quiero terminar esta entrada parafraseando a esa gran mujer, María Zambrano "La palabra de la poesía temblará siempre sobre el silencio y solo la órbita de un ritmo podrá sostenerla"


¿Leéis en el bus o en el metro? ¿Sabéis algo de María Zambrano?

lunes, 19 de octubre de 2015

Más allá de la Roca

¿Alguna vez os han hecho daño? hablo de un daño real aunque no físico, pero que se metió tanto en vuestras entrañas que, desde entonces, ya no sois la misma persona que erais.
A veces solo hace falta sentir ese dolor una vez, sentirlo lo suficientemente adentro y que sea tan sumamente intenso que te marcará para siempre o al menos, hasta que seas capaz de superarlo.

Hay personas sensibles, demasiado tiernas o sentimentales a las que este hecho les cambia y si las conoces puedes ver a partir de entonces un antes y un después en ellas.

Las rocas se van formando en ocasiones poco a poco y otras de golpe, pero se hacen de ese material indestructible que dice el poema porque son incapaces de pensar que puedan soportar una vez más el dolor y se transforman. Se convierten, cara a los demás, en pequeños o grandes monstruos que dejan de gustar a quienes los quieren porque desean dejar de ser humanos y solo pasar la vida con las mínimas emociones que sean buenas, solo lo que no duela porque no tienen fuerza para más.

La roca es el ser más sensible hecho coraza, no quiere ser descubierto, no quiere amar hasta el punto de que la miel se vuelva hiel, no quiere volver a derramar lágrimas y por eso se esconde alejando a su familia, sus amigos y hasta su pareja.

Ser una roca es una elección, cualquiera diría que mala y totalmente desacertada. No se puede ser una roca siempre, la roca va erosionándose, con el tiempo se resquebraja, la roca tiene días felices en los que se le bajan las defensas y las barreras, se olvida de todo y siente, ríe, ama y es verdad que a esa roca volverán a hacerle daño, por más que quiera evitarlo, por mucho que intente ser más fuerte y más lista, pero la vida y sus milagros harán que antes o después vuelva.

La Roca más Diamante del mundo termina el poema. Pobre roca estúpida, va de dura y al final es la más frágil de todas.

¿Sois una pobre roca?