lunes, 19 de junio de 2017

¿Dónde te quedaste?

¿Dónde te quedaste?
Sé la respuesta,
vagando por los recuerdos
aquellos que no volverán
no, no volverán.

Me equivoqué al callar
recuerdos buenos,
momentos vividos
no volverán a mí.

Quiero que vuelvas,
me siento tan vacía
no soy nada sin ti,
luchemos juntas
solas hasta el final.

No vivas del pasado
sé feliz,
aquello no volverá a mí.

Recuerdos buenos
momentos vividos
jamás volverán mi.

Ahora eres libre
¿Qué podemos ser?
Mira en el interior
¡Ya lo se!
déjate llevar y relájate
siempre aquí estaré.

lunes, 12 de junio de 2017

Sara

El día 9 de mayo a las 12.33 exactamente, mi amiga María estaba contándome que esa misma mañana se había enterado de que el bebé que estaba esperando iba a ser una niña y que ella y su marido la llamarían Sara y de repente y sin paños calientes me soltó: ¿Quieres ser su madrina? y puso un montón de caritas riéndose no sé si porque estaba nerviosa de decírmelo o porque se imaginaba lo nerviosa que me estaba poniendo yo al leer
sus palabras.

Me dijo que lo tenía claro desde que se había quedado embarazada y yo no podía dejar de temblar y sonreír de la emoción y del estado de shock que tenía en lo alto.

Madrina, me repetí una y otra vez. Yo nunca había pensado en serlo, ni me llamaban la atención los niños ni he tenido nunca instinto maternal, ni siquiera tengo sobrinos o peques muy allegados, cerca.

Pero sin dudarlo dije que sí. Quizá porque adoro a la madre y es mi mejor amiga y porque según lo iba meditando me di cuenta de lo que debe pensar ella de mí como para darme una responsabilidad y regalo semejante.

Ella opina igual que yo, que madrina y padrino para un hijo no debe ser cualquiera, que eso significa ser una persona importante y sobre todo presente en la vida del bebé, apoyarle, ayudarle, marcriarle un poquito jeje pero más que nada, estar.
Que siempre puedan contar contigo porque es como si fueras de verdad alguien de la familia, no un monigote que se viste guapito el día del bautizo y ya está.

Fueron pasando los meses, yo me ponía nerviosa, imaginaba como sería la pequeña y deseaba ver su cara, sus manitas, sus piececitos, sus ojos y su sonrisa. 
Su madre me mandaba las ecografías y yo me emocionaba, más de lo que hubiera pensado que sería capaz, más de lo que había creído que pudiera ser eso. Madrina, me repetía a veces cuando lo pensaba y sonreía.

No se me olvidará el momento en que la vi por primera vez, tenía tan solo unos días y estaba acostada en su cochecito. Era pequeñita y preciosa, le toqué las manitas y cuando, torpemente la cogí, me agarró un dedo; tengo una foto que lo demuestra jaja y a veces la miro y me hace sonreír. También es un poquito mi pequeña, nuestra pequeña.

Los bebés me dan miedo, que se caigan, que lloren y no sepas por qué y todas las posibilidades habidas y por haber, me da vergüenza decirles cosas para que se rían y en general no se me dan bien hasta que saben hablar y jugar, es decir, cuando llegan por lo menos a los tres años. Con Sara ha sido diferente.
Vivimos lejos y puedo verla poco, pero las veces que he tenido la oportunidad si he sentido esa cosilla de ternura y cariño que se les despierta al resto de personas y que es muy bonito, lo confieso.

El caso es que hace tan solo unos poco días la bautizamos y se me llena la boca al decir que soy su madrina y el corazón cuando su madre me dice que no podría haber tenido una madrina mejor y una tía tan genial como mi novia. Engordo diez kilos solo de pensarlo.

Ahora solo tiene unos meses pero algún día leerá lo que su madrina dijo de ella y lo que significa para mí tenerla en mi vida y que ella vaya a tenerme en la suya. Te quiero bonita, Sara, Sari, Sarita, diga lo que diga tu madre.

lunes, 5 de junio de 2017

Re, non verbis

La obra de la artista Piper, Re non verbis, pertenece a una serie llamada Intra mundum donde se interpretan los mundos interiores de algunas personas a través de la pintura.

En este caso vemos un lugar donde poder meditar, relajarse y pensar, a ello nos invita claramente esta pintura.

Creado con la intención de que siempre conservemos nuestro lugar de descanso donde nos encontraremos con nosotros mismos, sin que nos perturbe nada del exterior.
Por eso la mar está el calma como un espejo que refleja lo que sucede alrededor, en este caso el reflejo del sol que es el comienzo de un día pues está naciendo y que nos permite ir cogiendo energías para una nueva aventura que nos depara la jornada.

Las dos siluetas que aparecen en segundo plano son nuestros familiares que nos observan sin querer interrumpir nuestro momento de paz, pero mostrando su posición de pilar, de apoyo.

La flor que sostiene la mujer es la meta, el sueño que persigue por eso lo trata con tanto cuidado porque no quiere que se desvanezca antes de que pueda cumplirlo.

La palmera fuerte es capaz de aguantar el paso del cinturón de lluvias torrenciales que le dan un buen sustento a la mujer para pensar bien los pasos a seguir para alcanzar su meta.

Es una pintura magnífica y de cerca se pueden admirar, sobre todo, los detalles y dedicación en cada pincelada a la palmera.

lunes, 29 de mayo de 2017

Little m...

Lo bueno de tener un blog es que puedes expresar de todo y si no eres conocido nadie sabe en realidad quien eres así que te sientes bastante libre de desahogarte como si al final solo fueras a leerlo tú.

Desde que estoy en el mundo de las redes sociales y estas cosas modernas, he hablado con unas pocas personas de manera más habitual, con algunas a diario y he llegado a crear una amistad que para mí aún siendo a distancia, es real.

Tengo tendencia a ser extremista en mi carácter y en mis sentimientos, paso de cero a cien del amor al odio y otra vez al amor y otra vez al odio con demasiada facilidad lo que significa que puedo adorar a una persona más de lo que me creo capaz y luego pasar totalmente o cogerle una manía que no te digo nada.

Quizá es porque soy una persona obsesiva y cuando alimento algo crece desmesuradamente; lo malo es que luego lo ponga a dieta y puede pasar a no importarme y hasta a olvidarlo.

Admito que me pasa con las cosas y también con las personas y no sé si es algo demasiado malo o si en el fondo puede tener algo de bueno.

Creo que esto viene a que no tengo medida y es una cualidad que admiro y que me encantaría tener porque así la mayoría de las veces sería todo más fácil.

Hay una persona a quien quiero mucho, a veces me desespera y a veces me despierta un sentimiento de hermana mayor como si tuviera que cuidarla todo el tiempo, darle consejos, evitar que sufra y que caiga.

Sé que los sentimientos no se pueden medir pero apostaría que le importo menos de lo que ella me importa a mí y sé que no es consciente de cuanto significa.
A veces me hace daño, sé que no es queriendo y que normalmente la culpa la tengo yo por lo de siempre, las expectativas, es algo que se me clavó y que no rectifico.

Es difícil que los demás lleguen a demostrarme como yo necesito y supongo que por eso muchos se van pero yo creo que cuando alguien tiene algo especial que te hizo llegar y quedarte, quererle y ver lo que a otros les resulta imperceptible... pase lo que pase, estás.

El caso es que no voy a poder verla, otra vez; la anterior era demasiado pronto porque a penas llevábamos un par de meses de amistad aunque yo ya la quería como si fuera esa hermana de la que antes hablaba.

Es raro poder pasar tan cerca y no llegar a darle un abrazo. Veo muy lejano el quedar y he asumido que un día se marchará, poco a poco como cuando se va tomando distancia con alguien hasta que ya no vuelves a llamarte, escribirte o verte más, mitad por pérdida de interés y mitad por pereza y estoy preparada para ello desde hace meses muy consciente de que quizá no llegaré a verla en persona ni a abrazarla.

No sé, seguramente no debería haber dicho nada, me escudo en que sé que no lee el blog o si lo lee nunca dice nada y como tengo alguna que otra persona así en mi vida, quizá de leerlo se de por aludida y crea que es por ella, pero a lo mejor no lo es, de todos modos es tan prudente que no me lo preguntaría.

Es importante, entre otras cosas, porque sin saber hasta que punto, me ayudó en un momento horrible de mi vida y se lo agradezco. Y aunque las ideas de este post han quedado algo dispersas para quien lee, no le echo cuenta, yo al final he dicho lo que quiero.

lunes, 22 de mayo de 2017

Sígueme

Lo más probable es que la mayoría de vosotros no hayáis oído nunca hablar de este libro, se trata de las vidas, más o menos entrelazadas, de tres chicas jóvenes que se conocen y que aman a mujeres.

Olga Martí que es su autora, fue hace muchos años finalista de los premios Odisea con esta obra y tuvo muy buenas críticas en su momento, desde luego la mía también va a ser buena.

Personalmente lo leí hace muchísimos años, creo que más de diez y recuerdo que me gustó. No hace mucho lo vi por casa y me apeteció leerlo otra vez, así que aquí estoy haciendo una reseña sobre él porque en mi opinión lo merece.

Sígueme habla de amor, de desamor, de sentimientos encontrados, de miedos, de pasión, de juerga, tabaco, alcohol y de simplemente sexo.

Es de primeros de lo 2000, donde las protagonistas tienen aproximadamente la misma edad que tenía yo cuando lo leí y ahora mirando atrás es curioso que hayan cambiado cosas como que ya no se puede fumar en los locales, que no existía whatsapp y se hablaba por sms o llamando, se mandaban correos y los llamábamos ocurrentemente emilios, conocíamos a la gente hablando por chats y cosas así.

También se nota que hace más de diez años la homosexualidad no estaba tan aceptada y la juventud tardaba más en salir del armario con familia y conocidos e incluso había más casos en que los padres echaban de casa cuando se les decía que eras gay o lesbiana y es algo que tristemente en el libro se refleja. Son detalles que, viviendo ahora una época un poco más liberal, casi había olvidado.

El libro se lee muy rápido y en cada capítulo podemos saber como va cada protagonista en un tiempo y lugar exacto, desarrollando la autora las peripecias de cada una.

La historia es fresca y ligera, no se mete en unos entramados complicados pero tengo la pega de que me esperaba otro final, no es que acabe mal pero soy la tonta de los finales felices y aquí me quedo con falta de algo, aunque al menos no termina mal del todo.

Lo recomiendo, da igual si sois lesbianas, chicos, chicas, hetero o de cualquier otra 
identidad que no haya nombrado.

Es una libro entretenido sobre todo para la juventud porque es quien más y mejor se verá seguramente reflejada. Desde luego si lo leéis, espero que os guste.

lunes, 15 de mayo de 2017

Dar

Dicen que hay que dar para recibir. Pero ¿Hasta donde estamos dispuestos a dar y en que sentido?

Las madres en su primer encuentro con sus bebes ya en el vientre lo dan todo por sus futuros hijos, incluso si hiciera falta la vida como ocurre muchas veces en el reino animal.

Pero fuera del ser madre o padre con ese instinto adquirido ¿hasta donde damos? Quizás en las relaciones se da todo sin miedo a nada, aunque la respuesta en algunas ocasiones no es la que deseamos y menos aún cuando hay líos de faldas.

Las personas podemos llegar a devastarnos por seguir ahí al pie del cañón, esperando un mínimo de ese ser que nos han vendido y que al fin y al cabo es una idea que nos hemos formado en nuestra cabeza.

Otras veces en el trabajo, el jefe está apretándonos tanto las tuercas, alentándonos con que hay que dar a la empresa lo que necesita y más, para luego no tener la recompensa merecida, lo que consigue es que nos frustre.

Esta frustración es trasportada a otros ámbitos de nuestra vida: como puede ser la amistad, cuando recibimos una muestra de afecto y no somos capaz de gesticular si quiera un "y yo también".
Entonces que es lo mejor ¿Dar para recibir o dar sin esperar nada a cambio?

Cuando las acciones que uno realiza para bien de el de al lado las hace sin esperar nada a cambio, solo para que esa persona este mejor, tu conciencia esta tranquila, relajada porque tú has hecho lo que está en tu mano para mejorar a tu alrededor.
Pero si por el contrario crees hacer lo mejor y minas a esa persona con inseguridades, miedos, etc.. ¿Cuánto quieres a esa persona?

Muchas veces somos tan sumamente egoístas que pensamos que lo mejor para esa persona es dar para luego quitar, como cuando se le da un caramelo a un niño y luego se lo quitas en ese instante, el niño pasa de un estado de felicidad a otro de decepción que no sirve para nada, aquí el fin no es positivo para el niño.

Así que, en muchas ocasiones es mejor apartarse a un lado de esa persona para que pueda dar esos pasos, que encuentre la felicidad aunque no sea a nuestro lado como quisiéramos, pero es mejor dar hacia otro lado que recibir incertidumbre o silencios.

lunes, 8 de mayo de 2017

Gira, gira

Uno de mis alumnos me ha regalo un spinner. Es blanco y aunque al principio me ha parecido una chorrada de críos, he acabado cogiéndole la gracia y el truco.

Es domingo y me he despertado pronto, es una asco porque me fui a dormir sobre las dos de la madrugada y aún así me costó dormir.

Me pican los ojos y tengo la nariz congestionada, moqueo y tengo algo de tos. Me levanto y voy al baño, me miro al espejo, tengo los ojos muy rojos.
Vuelvo a la cama y los cierro, pero ya no tengo sueño. Acabo levantándome otra vez y desayuno. Es pronto, me cundirá la mañana - pienso-.

Una hora después estoy frente al ordenador, reviso el correo y reparo en algo que no había mirado antes, bandeja de entrada, correo no deseado, borradores, elementos enviados, elementos eliminados... archivos.
¿Qué hay en los archivos? - me preguntó - nunca he llevado el ratón hasta allí y al pinchar es cuando lo veo, hay varios mensajes de alguien que quiero olvidar y que supuestamente ya he borrado, sin embargo están ahí y no sé la razón.
Me debato entre borrarlos sin más o mirarlos. Vence la curiosidad de saber que ponen aun siendo muy consciente de que voy a torturarme, pero con todo, los abro.

Por supuesto hay un poco de todo, palabras de conversaciones estúpidas y sin más que elimino sin daño y luego las moñadas... y yo a ti niñata (seguramente en contestación a un te quiero), no me pienso ir pequeñaja... buenos días bonita, te quiero mi pequeña Sari.

Son de hace dos años, no sé qué narices hacen ahí porque creía haberme asegurado de borrarlo todo sobre ella pero de todos modos lloro, solo un poco, soy una sensible de mierda y se me han escapado unas lágrimas, no he podido evitarlo. 
Supongo que la recuerdo, que reconozco a la persona de esas palabras y sé que la quiero, o que la quise, a ella, en ese tiempo, la Sara de ese momento y pienso si a las personas se las supera o si no se las olvida nunca.

Miro mi spinner, lo cojo, le doy vueltas, con una mano, con las dos, para la izquierda, para la derecha, más fuerte, más flojo, le doy tan rápido que casi vuela, luego se va parando estúpido y verlo girar tan despacio me desespera o me hipnotiza, no sé.
Lo veo girar y a veces parece que va para un lado y a continuación para el otro, la mente me engaña o los ojos, no sé, yo soy de letras y esas cosas me llaman la atención pero tanto no me interesan.
Solo me interesa sostenerlo en las manos y ver que gira, que rueda, que forma dibujos y que mirándolo se me olvida pensar.

Me entran escalofríos pero fuera hace calor o al menos veo un sol resplandeciente por la ventana. Siguen picándome los ojos por la fastidiosa alergia de primavera, sorbo los mocos y noto como me pica la garganta; elimino casi todos los mensajes menos uno, lo releo, "te quiero mi pequeña Sari" casi la oigo decirlo con esa voz que, muy de fondo en mi cabeza, recuerdo.

Giro de nuevo el spinner y me autohipnotizo, tengo los ojos llorosos y no puedo evitar otra lágrima. 
Es la alergia - me digo, nada más que la alergia - esta vez me sueno los mocos y miro como gira el spinner frente a la ventana. Estoy deseando que acabe la primavera.